Winter is coming!

Los días son más cortos, las noches más frías, las hojas cubren el suelo y los adornos navideños empiezan a aparecer en los supermercados. Son las señales del invierno que se aproxima y, al tiempo que sacamos del armario nuestras prendas de abrigo, debemos también preparar a nuestros caballos para el mal tiempo, especialmente a los caballos de más edad y a aquellos a los que les cuesta mantener su peso. Una alimentación adecuada es la clave para un peso saludable.

Los caballos necesitan más calorías en invierno.

Al reducirse los pastos con el frio,  los propietarios recurren al heno como fuente primaria de alimentación. Los caballos queman también calorías para combatir el frio. Conviene elaborar un programa de alimentación que diferencie la necesidad  suplementaria de calorías de la alimentación normal diaria. Una cantidad suficiente de heno o de forraje de buena calidad es la mejor fuente de calorías pero el heno es menos nutritivo que la hierba natural y  su poder disminuye con el tiempo. Podemos añadir harina de remolacha o avena para aumentar las calorías si necesitamos mantener un peso correcto. Las calorías complementarias mantienen las condiciones físicas del caballo pero para satisfacer sus nuevas necesidades nutritivas podemos complementar el forraje invernal con vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos.

Evitar los piensos compuestos.

Cuando se utilizan piensos compuestos en invierno, los propietarios suelen aumentar la cantidad de pienso para aumentar las calorías y mantener las condiciones físicas del caballo. Los piensos suelen estar reforzados con nutrientes asociados al aumento de calorías por lo que el aumento de la ración de pienso puede resultar en un exceso de los mismos.

Un programa adecuado de alimentación.

Un buen programa de alimentación incluye un buen pasto y un heno de calidad con un aporte adicional de nutrientes en la proporción adecuada,  y puede contener  también algo de avena para  aumentar sus calorías y mantener el estado físico del caballo. Si el caballo tiene problemas de insulina o limitado el consumo de hidratos de carbono, puede comer harina de remolacha y/o aceite vegetal. La harina de remolacha aporta calorías sin  formar glucosa y es por tanto ideal para caballos sensibles al almidón o con problemas de bajo peso y resistencia a la insulina.

Un forraje equilibrado reforzado contribuirá a una mejor metabolización de los forrajes invernales y a una nutrición más eficiente. La lisina, por ejemplo, es un limitador de los aminoácidos de los forrajes; cuando se utiliza como un complemento de la dieta, se aprovechan mejor los restantes aminoácidos y se gana en eficiencia.

El cuidado invernal de los caballos de mayor edad.

Los caballos de más edad suelen bajar de forma en el invierno. Sus dientes pueden estar en peor condición que los de los jóvenes y limitar su capacidad de masticación. La acción mecánica de masticación y la consiguiente salivación son muy importantes para una buena digestión. Al caballo con problemas de masticación le resultará difícil alimentarse y, además, tendrá problemas de digestión. Por otro lado, será incapaz de absorber y aprovechar nutrientes como lo hacen los caballos más jóvenes. Teniendo en cuenta que en invierno necesitan más calorías para calentarse, los caballos de más edad consumirán  más calorías y nutrientes que los que comen, con los consiguientes riesgos para su salud. Las necesidades de calorías de los caballos de edad pueden satisfacerse con heno picado,  copos de avena y la harina de remolacha, muy apropiados para caballos con problemas de dentición. Estos caballos pueden beneficiarse también de un suplemento  del pasto que contenga lecitina, un emulsionante que incrementa la absorción de los nutrientes de los que carecería en otro caso.

Original de Life Data Labs.

Traducción de EKI

 

MANTENER EN FORMA AL CABALLO ESTABULADO

Imagen

Si su caballo tiene que pasar mucho tiempo en el establo en los meses de invierno, ¡éste es su blog!

Los caballos estabulados tienen que estar entretenidos para no caer en el aburrimiento o la ansiedad. Aunque el establo tiene poco parecido con el entorno natural del caballo, siempre hay alguna forma de mantener su mente entretenida incluso con el tiempo invernal en contra. He aquí algunas sugerencias:

Cepillado. Procure dar al caballo un buen cepillado siempre que pueda. El caballo disfruta cuando se le cepilla y se le rasca y, además, es un buen sistema para relacionarse con él y detectar la presencia de bultos o excrecencias.

Estiramientos. Los estiramientos provocados son una forma agradable de animar al caballo a estirar sus músculos y, si al final hay una recompensa sabrosa, seguro que le encantan. Si su caballo tiene algún problema de tipo óseo-muscular, conviene tratarlo con un profesional antes de iniciar los ejercicios o asesorarse sobre la manera más adecuada de hacerlos.

Juguetes. Los juguetes, colgados del techo o en tierra, contribuyen a mantener entretenido al caballo. Los juguetes colgados pueden utilizarse junto con chupetes o vegetales aunque conviene tener cuidado con el tipo de chupete; algunos requieren ser administrados bajo supervisión. Los juguetes de suelo pueden ser de diferente tamaño;pueden ser de diferente tamaño; algunos dispensan comida al caballo (normalmente, algún fruto seco, …atención a las cáscaras) cuando el caballo los mueve.

Espejos. Los espejos ayudan a reducir la ansiedad del caballo estabulado porque éste piensa que tiene un compañero, aunque se trate de su propia imagen reflejada en ellos. Procure que el espejo sea el adecuado y …¡en ningún caso de vidrio !

Morder manzanas. Ponga algunas manzanas en un cubo lleno de agua y deje al caballo que las coja con la boca.

Fibra. Dé heno a su caballo para mantenerle ocupado. Comer heno exige más tiempo que comer grano concentrado y, si coloca el heno en una red con una abertura pequeña, el caballo necesitará más tiempo para comerlo.

Original de EQUIMINS

Traducción de EKI

 

¿CONVIENE QUITAR LAS HERRADURAS A MI CABALLO EN INVIERNO?

 

Caballo otoño

Pregunta: ¿Conviene que los caballos caminen sin herraduras en invierno?

El pasado invierno pensé que hacía un favor a mi caballo, un medio pura  sangre (part-TB), quitándole las herraduras, pero resultó que le vi torpe e infeliz cojeando en el prado y, peor aún caminando por el camino empedrado que tiene que seguir para venir a alimentarse. Al cabo de unos diez días, no pude soportarlo y le devolví sus herraduras. ¿Es cierto que los cascos mejoran cuando están sin herrar por unos días o se trata de un mito? Estoy pensando sacarlo a caminar este año en los meses de febrero y marzo (de verano en esta latitud), porque estoy esperando un niño y me encantaría que anduviera descalzo esas semanas, pero me preocupa porque, además, el suelo estará más duro que en invierno. Agradeceré cualquier consejo.

Jen,

Auckland (Nueva Zelanda)

 

Caballo otoño

Respuesta: Hay que evaluar a cada caballo individualmente porque no hay unas reglas claras y definitivas sobre la conveniencia de quitarles las herraduras durante cierto tiempo. Hay caballos que, según su raza, crianza o entorno, pueden arreglárselas perfectamente sin herraduras y mejorar en cierta medida la calidad de sus cascos, en tanto que a otros el cambio les resultará doloroso y/o perjudicial. Si se quitan las herraduras al caballo durante un tiempo, es esencial recortar y equilibrar periódicamente los cascos a intervalos muy regulares. Sin embargo, y teniendo en cuenta la experiencia que mencionas, me pensaría muy bien la idea de quitar las herraduras a tu medio purasangre si ya lo has probado y le viste muy cojo. En verano, con el suelo más duro, pensaría que el resultado no sería diferente. Una alternativa sería quitarle las herraduras posteriores y dejar herradas solo las anteriores. Las patas y los pies delanteros soportan buena parte del peso del caballo (un 65% aproximadamente); las herraduras anteriores le ofrecerían cierta protección y comodidad en el tiempo en que vayas a tener tu niño. Quizás podrías hablarlo con tu herrador para saber su opinión sobre esta opción; seguro que conoce bien los cascos de tu caballo y puede sugerir una decisión informada y ajustada a tus circunstancias. ¡ Y buena suerte con el niño !

David Hankin, Dip. WCF

 

Onias opina: Como dice David Hankin, no todos los caballos son iguales y lo mismo ocurre con sus cascos. Hay caballos con una planta muy plana que necesitan estar herrados permanentemente o caminar en terrenos sin superficies duras. Una observación especial para el herrador que vaya a recortar los cascos después de retirar las herraduras: debe tener en cuenta el suelo para determinar el momento del rebaje y no perjudicar la superficie natural de apoyo. Por último, yo recomendaría llevar un registro de los herrajes en el que se hagan costar las necesidades particulares del caballo y que sirvan de orientación a un nuevo herrador.

Nota: los cascos blancos son más frágiles que los negros, más resistentes.

 

Farrier Blog

 

Traducción de EKI