¿POR QUÉ SE PIERDEN LAS HERRADURAS? (LO QUE HAY QUE SABER SOBRE ...)

La pérdida de herraduras es una de las situaciones más frustrantes con las que se puede encontrar tanto el herrador como el propietario del caballo o jinete. Una herradura perdida provoca una alteración en los horarios del herrador, el aplazamiento de un entrenamiento o paseo y puede provocar serios daños en el casco, e incluso, cojera.

Las herraduras suelen perderse en los momentos más inoportunos, como antes o durante una competición o justo después de marcharse el herrador.
Este problema está relacionado estrechamente con causas concretas aunque guste echarle la culpa a la mala suerte. Y estas causas hay que buscarlas en el conjunto formado por el herrador, el propietario, el jinete y el caballo.
Conocer el importante papel que juegan cada una de estas categorías en la pérdida de herraduras puede sernos muy útil en nuestro trabajo, previniendo muchos de los problemas y evitando preocupaciones a los clientes.

LA REGLA DEL 10%

Los herradores experimentados afirman que al menos el 10% de los problemas del herraje están El terreno en el que se mueve y trabaja el caballo es importante para el mantenimiento de las herradurasrelacionados con la pérdida de herraduras, y  de esta cantidad, la mayoría se refiere a las herraduras anteriores.
Algunos caballos pierden habitualmente las herraduras mientras otros no las pierden nunca. Existen unas causas para esto y si somos capaces de entenderlas, podremos prevenir casi por completo este problema, o al menos, nos sentiremos menos frustrados cuando pasa.
Las herraduras deben estar sujetas al casco durante un periodo de tiempo razonable. El caballo, el terreno, la climatología y el tipo de herradura son también factores que intervienen en la pérdida de herraduras. En resumen podemos decir que los factores y causas son múltiples y que "no existe una receta única" para solucionarlo.
Un periodo aceptable de tiempo para un herraje normal es de unas 4 a 6 semanas. Sin embargo es habitual encontrarse con caballos que necesitan ser herrados de nuevo antes de 4 semanas y otros que pueden aguantar perfectamente después de transcurrir 8 semanas desde el úlltimo herraje. El crecimiento del casco, el desgaste de la herradura y su ajuste con respecto al casco determinarán cuándo un caballo debe volver a ser herrado aunque conserve todas las herraduras. Respecto a los herrajes terapéuticos, el intervalo entre herraje y herraje ouede variar bastante de unos casos a otros.

LA MEJOR NORMA

A menudo el criterio para juzgar la habilidad y profesionalidad del herrador es por "cuánto" tiempo aguantan las herraduras sin "caerse"; así, algunos propietarios deciden el herraje de sus caballos cuándo éste ha perdido alguna herradura, dejando tanscurrir un tiempo que va más allá de lo razonable.En muchas ocasiones la colaboración herrador, jinete, propietario es fundamental.
Un herraje correcto en circunstancias normales, requiere que la herradura tenga descanso en la zona de cuartas partes para facilitar la expansión de los talones y sea ligeramente más larga en la zona de los talones para soportar el peso de la extremidad. Debemos tener en cuenta que cuanto más intentamos complicar un herraje técnicamente, más riesgos existen de que algo alcance el talón y se arranque una herradura.

Los caballos que se hierran cortos y estrechos pueden no perder la herradura tan fácilmente pero no están bien herrados. Intentar que el herraje dure más tiempo por éste método es contrario a la salud y bienestar del caballo.
Cualquier caballo es capaz de arruinar el mejor de los herrajes ya que el margen entre la herradura que permanece y la que se pierde es mínimo.

Todos estos aspectos deben ser tenidos en cuenta por el herrador. Un nivel adecuado de conocimientos, experiencia y habilidad hará posible la identificación y prevención de ciertos problemas y evitar pérdidas potenciales de herraduras.
Los pies aplomados correctamente conservarán las herraduras durante todo el ciclo del herraje. Con la variedad de tipos, modelos, tallas y anchuras disponibles en el mercado, es fácil seleccionar la herradura apropiada para cada caballo.
Se deben usar pestañas en las tapas delgadas o donde se espera mayor presión en la herradura. Sin embargo, las pestañas no sirven de nada si un caballo se alcanza.

Una buena forma de ganar apoyo extra para el talón y un mayor descanso en cuartas partes disminuyendo la posibilidad de perder una herradura es biselar el extremo de la rama con una pulidora o escofina. La cantidad de descanso y la longitud de los callos vendrán determinadas por el tipo de trabajo del caballo, su conformación y las condiciones del entorno. Un caballo de carreras no podrá conservar sus herraduras anteriores con la misma longitud de callos que un caballo de marcha o de tiro.
El conseguir equilibrar todos estos factores viene dado por la experiencia. Si se hace bien lo básico, se reducirá al minimo la posibilidad de perder herraduras. Si bien el herrador tiene todos estos factores en su mano, existen otras categorías que no puede controlar. Nos referimos a aquellos aspectos que son responsabilidad del jinete, del propietario o del cuidador. El herrador debe informar sobre este tipo de problemas potenciales para educarles en cómo minimizar la pérdida de herraduras. Si un caballo pierde herraduras constantemente el herrador puede repasar con el propietario o jinete la lista de posibles problemas y eliminar las causas. 

Ciertos aspectos pueden cambiarse fácilmente como las condiciones del terreno en el que trabaja habitualmente o el periodo de tiempo entre herraje y herraje, otros sólo pueden ser solucionados en cooperación.
Las moscas y el barro son otros dos factores muy importantes que provocan la pérdida de herraduras. El golpear constante de las patas contra el suelo para evitar las moscas afloja las herraduras y levanta los remaches. Cualquier caballo dispuesto en zonas de barro corre el riesgo de perder herraduras y no porque sean absorvidas sino porque el barro hace dudar en el apoyo de los anteriores provocando que los posteriores pisen el talón de la herradura anterior. Si el barro por sí mismo arrancara las herraduras, se perderían tantas anteriores como posteriores, pero no es el caso. Esto puede resultar caro para el dueño, sobre todo si el caballo lleva herraduras especiales, tapas , almohadillas, etc… Es trabajo del propietario reconocer las consecuencias de una mala gestión.


ALGUNOS PROBLEMAS RELACIONADOS CON EL HERRAJE QUÉ HACER

1. Una herradura que no está plana se moverá sobre un casco plano, aflojándose los clavos.
2. En un casco que no está plano, la herradura se moverá alrededor del punto con más altura..
3. Los pies mal aplomados provocan que el caballo aterrice primero con una parte del casco desplazando la herradura.
4. Herraduras que no se adaptan correctamente a la forma del casco o son pequeñas no aguantan el crecimiento del casco ni su expansión provocando la ruptura de los clavos o de la pared del casco.
5. Las herraduras están mal ajustadas, son demasiado grandes o largas. Es arrancada por los otros pies del caballo o por otros caballos cercanos. También pueden engancharse en el box, remolques o cercas.
6. Herraduras demasiado ligeras para un caballo concreto. Saltan fácilmente o se doblan…
7. Clavos colocados demasiado bajo que rasgan la pared del casco.
8. Las cabezas de los clavos son pequeñas para las claveras.
9. No utilización de pestañas apropiadas en paredes delgadas o en caballos con trabajos intensos.

1. Asegúrese de que la herradura está completamente plana..
2. Asegúrese de que el casco está completamente plano.
3. Corte el casco para que aterrice de forma uniforme y aplique la herradura en caliente para aplanarlo.
4. Utilice una herradura más grande. Asegúrese de que la herradura tiene el suficiente descanso para la expansión del casco.
5. Disminuya la longitud de los callos de la herradura, utilice clavos más delgados y reduzca el descanso de la herradura.
6. Utilice una herradura más pesada.
7. Abra las claveras por la parte superior de la herradura con el puntero para poder orientar mejor el clavo o utilice herraduras con claveras más grandes.
8. Utilice clavos con una cabeza más o menos regular en lugar de los tipos City o utilice clavos algo más grandes..
9. Estudie el casco y coloque pestañas si la tapa es débil o si se produce desplazamiento de la herradura.

CAUSAS DE PÉRDIDA DE HERRADURAS RELACIONADAS CON …

EL HERRADOR EL PROPIETARIO Y EL JINETE EL CABALLO

– Herradura no plana
– Casco no plano
– Herradura pequeña o apretada
– Herradura muy grande
– Demasiado descanso
– El casco crece sobrepasando la herradura
-La herradura se mete bajo el casco
– Cascos mal aplomados
– La herradura se desplaza hacia un lado
– Una parte del casco aterriza primero
– Los clavos no se colocan sobre la línea blanca
– Clavos demasiado bajos
– No utilizar pestañas con tapas débiles

– No herrar con regularidad
– Tiempo inapropiado entre herrajes
– El caballo trabaja y/o camina en lugares con barro o malas condiciones
– El caballo pasa mucho tiempo estabulado
– Caballos demasiado gordos
– Lugares con muchas moscas
-Posición incorrecta del jinete
– Montar con demasiada impulsión
– El caballo trabaja de forma irregular
– El caballo trabaja en exceso
– Caballo no apropiado para el tipo de actividad
– Utilización de sillas y aparejos no apropiados
– Juntar caballos que no se llevan bien
– No utilizar campanas cuando se detectan problemas 

– Mala conformación
– Malos aplomos
– Mala calidad de tapa
– Comportamiento nervioso
– Vicios de rascar y golpear contra el suelo y las paredes
– Agresividad o timidez con otros caballos
Intolerancia a las moscas

– LAS HERRADURAS Y LOS CLAVOS SE MUEVEN
– EL CABALLO SE PISA LA HERRADURA
– LOS REMACHES SE LEVANTAN
– LOS CLAVOS SE ROMPEN
– LA TAPA SE ROMPE

– LAS HERRADURAS Y LOS CLAVOS SE MUEVEN
– EL CABALLO SE DESEQUILIBRA
 -LOS POSTERIORES AVANZAN MAS RAPIDO QUE LOS ANTERIORES
– CON LOS POSTERIORES SE ALCANZA LOS TALONES DE LAS HERRADURAS ANTERIORES
– EL CABALLO NO PISA PLANO
– EL CABALLO SE ALCANZA
– HERIDAS POR MALOS APAREJOS MODIFICAN LA FORMA DE ANDAR

– NO PISA PLANO
– ZONAS DE EXCESIVA PRESION EN EL CASCO
– LOS POSTERIORES AVANZAN MAS RAPIDO QUE LOS ANTERIORES
– LA TAPA SE ROMPE
– LOS REMACHES SE LEVANTAN
– SE ROMPEN LOS CLAVOS
– SE MUEVE LA HERRADURA

*Artículo de "La Pérdida de herraduras" de Steve Kraus, herrador especialista en herraje deportivo. Publicado en American Farriers Journal en Noviembre de 1999.

Eki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *