PLACAS LUWEX (LA OPINIÓN DEL HERRADOR ...)

Con ocasión de las jornadas organizadas para herradores en “EQUUS CATALONIA 99″ en Barcelona, escribo este artículo referente a las placas LUWEX, a petición de Eki Herrajes, para intentar exponer los motivos principales por los cuales escojo estas placas en el trabajo diario.

Durante los Juegos Ecuestres Mundiales de Roma, tuve ocasión de hablar con el herrador oficial de completo del equipo alemán, Dieter Kronert. Vi que utilizaba estas placas y fue él quien me habló de ellas y de su función. En aquella ocasión, a pesar de la buena impresión que me llevé, no tuve la oportunidad de adquirir ninguna muestra para probarlas, y en España aún no se haían lanzado al mercado. En febrero de 1999, en un congreso en Cluses (Francia), el diseñador e inventor de las placas LUWEX, tenía un mostrador con las diferentes variedades y otros productos LUWEX.

Lo que diferencia estas placas de otras es la específica función de expansión al mismo tiempo que los talones cuando el casco llega al suelo o durante la fase de apoyo, y vuelven a su posición natural conjuntamente con los talones, gracias a las pestañas interiores, cuando no hay ninguna fuerza ejercida sobre el casco (en el aire). Con esto se logra que los caballos que desgastan sus talones al friccionar con la herradura durante el movimiento de expansión del casco, empiecen a guardar el talón crecido entre herraje y herraje, de forma que mantienen más tiempo el eje de las falanges alineando, evitando tensiones del flexor profundo y al mismo tiempo se consigue un mejor funcionamiento de las articulaciones, en especial la inter-falángica distal.

En el diseño de las placas, su dureza y elasticidad, lo que permiten que éstas no se desgaste con el roce de la herradura, ni que el talón del casco se clave en exceso en ellas. Las pestañas que encontramos más hacia el interior de las placas tienen que coincidir, a ser posible, justo al lado de las barras, en la laguna lateral de la ranilla.

Cuando el casco retorna a su estado normal, la placa retrocede junto con los talones al ser empujada por las barras. Así evitamos que los talones se queden sin soporte como ocurre a menudo si utilizamos cuero u otros materiales, que en el espacio de un herraje al siguiente, la placa o cuero se encuentra expandida y el talón del casco está apoyado directamente sobre la herradura, por lo que ya no ejerce ninguna de las funciones deseadas, ya sea absorción del choque mecánico o la simple protección.

A partir del segundo o tercer herraje consecutivo con LUWEX, podemos apreciar el fortalecimiento de las barras, cuando son débiles, y la desaparición de los huecos formados entre la palma y la tapa, en la zona de los talones.

Otra de las ventajas es que si calentamos ligeramente con el calor de la fragua, se pueden moldear o ensanchar de forma que si, en ocasiones quedan pequeñas para el casco al que queremos aplicarlas, se pueden adaptar fácilmente. Con el mismo método, las placas abiertas se pueden hacer más rectas en las cuartas partes para adaptarlas mejor en la parte posterior de un casco muy recto. Existe gran diversidad de placas, lo que facilita mucho la posibilidad de encontrar la necesaria para un problema concreto:

- Placas abiertas para caballos que desgastan mucho de talones y no tienen sensibilidad en la palma.
- Placas cerradas para palmas sensibles, tapas quebradizas, para rellenar con silicona, etc… El interior de estas placas, al ser de rejilla, hace que no se pierda su principal función que es la de expansión. También es muy fácil cortar el centro si no se quiere rellenar, para facilitar la limpieza diaria del casco.
- Placas compensadas que permiten corregir el ángulo inter-falángico distal cuando sea necesario, pudiéndose rellenar también con silicona, para no sobrecargar los talones.
- Placas más blandas en cada uno de los modelos, para cascos muy sensibles.

En conclusión, como resultado de la experiencia personal de la utilización de las placas LUWEX señalaría que son fáciles de usar y hay infinidad de formas distintas de aplicarlas, según el momento, situación concreta en que nos encontramos en cada caso, e imaginación, y este conjunto de circunstancias motiva que sean muy útiles en mi trabajo diario.

*Artículo extraído del Boletín Eki, Nº 1.

Jauma Marés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>