LA ALIMENTACIÓN II

Tenga en cuenta los siguientes consejos de alimentación si quiere que su caballo siga una alimentación completa en cada una de las situaciones que pueda encontrarse: consursos…

¿CÓMO SE ALIMENTA EL CABALLO? 

El caballo, es un animal herbívoro, no rumiante.

Posee un aparato digestivo no adecuado para la digestión de fibras y forrajes, pero que se ha tenido que adaptar a ello.

Debe recibir diariamente alimento en cantidad suficiente, con un promedio de un 1,5 a 2,5% de su peso vivo, del cual, un 0,5 a 1% debe ser forraje; el resto deben ser ingredientes que cubran los requerimientos nutricionales del caballo, como son cereales, leguminosas, salvados, pulpas, etc. En total, una combinación de 7 u 8 ingredientes, ya que, considerados de forma individual, ninguno se adapta perfectamente a sus necesidades.

Sin embargo, la utilización de los piensos compuestos que contienen todos los nutrientes necesarios, permite sustituir gran parte de esos ingredientes, al mismo tiempo que se asegura una ración diaria completa y equilibrada.

Por lo tanto, dentro de los piensos compuestos, hay productos para ser usados de muy distinta forma:

      – Productos completos, como alimento único, sin aporte alguno de forraje.
      – Productos complementarios del forraje.
      – Productos concentrados para mezclar con cereales, básicamente avena, como complemento de los forrajes.

¿CÓMO SE CALCULA EL PESO DE UN CABALLO?

Normalmente, no se dispone de básculas capaces de pesar a un caballo, pero hay una forma muy sencilla:

      – Basta medir el perímetro torácico (P.T.) y la alzada a la cruz (A.C.) con una cinta métrica y aplicar las siguientes fórmulas del INRA:

        Caballos adultos

PV (kgs.) = 4.3 x P.T. (cms.) + 3 x A.C (cms.) – 785

       
        Caballos de menos de 4 años

PV (kgs.) = 4.5 x P.T. (cms.)  - 370

RECOMENDACIONES GENERALES

-  Suministrar la ración diaria de nutrimento en 2 o mejor 3 tomas al día y a las mismas horas.

- Toda modificación del programa alimentario, deberá hacerse progresivamente (en unos 10 días.)

- Después de comer, dejar al menos 2 horas de reposo al caballo antes de cualquier trabajo.

- Antes de dar de comer al caballo, es necesario suministrarle agua: de 30 a 40 litros de agua por día en condiciones normales. Un caballo puede beber hasta 60 litros si está sometido a esfuerzos violentos, si la temperatura exterior es elevada o si se trata de una yegua en lactación.

- Siempre dar de beber de forma continua, nunca de una sola vez. El agua deberá ser clara y limpia, ni muy fría ni muy caliente (lo ideal está sobre los 15º C.)

ALIMENTACIÓN DEL CABALLO EN CONCURSOS

La pregunta de qué es lo que debe dar de comer al caballo antes de los concursos, ronda siempre en la cabeza de cualquier jinete. Adaptar la dieta al nivel de ejercicio, es evidente que resulta necesario, pero saber cómo hacerlo, requiere profundos conocimientos de fisiología y nutrición equinas.

En competiciones donde el ejercicio al que se somete el caballo es prolongado (nos referimos principalmente a las pruebas de raid), las reservas de carbohidratos en el organismo se convierten en un factor limitante, especialmente cuando además, las reservas de grasa son limitadas: Por el contrario, en pruebas de menor duración (es el caso de las carreras), estas reservas pasan a ocupar un papel secundario. Los días previos a la competición, la reducción gradual en la intensidad del ejercicio, junto con el aporte de una dieta regular, ayuda a asegurar que las reservas de glucógeno hepático y muscular, se acerquen a niveles óptimos durante los días del concurso.

El tipo de alimento consumido y los intervalos entre la comida y el comienzo del ejercicio, tienen importantes efectos en la respuesta del caballo al mismo.

El "combustible" empleado por el músculo, está en estrecha relación con la intensidad y la duración del ejercicio. 

En pruebas de velocidad (carreras), la mayor parte de la energía necesaria, procede principalmente del glucógeno almacenado en el músculo. Cuando el caballo se somete a pruebas de menor intensidad, la energía se obtiene tanto de los carbohidratos, como de las grasas y de hecho, para el animal utilizar la grasa durante ejercicios de mayor duración, es una ventaja, ya que así se conservan las reservas de carbohidratos y se retrasa el inicio de la fatiga.

La disponibilidad y la utilización de las distintas fuentes de energía están influidas por las hormonas, destacando la insulina
Ésta es la razón, de que a la hora en que se ofrece la última comida antes del concurso, tenga tanta importancia.

Cuando la base de la dieta es el cereal (el más empleado es la avena), el almidón que contiene, se transforma en el intestino delgado en unidades de glucosa que se absorben y pasan al torrente circulatorio. 
         
Después de una ración de 1-2 kg. de avena, la concentración máxima de glucosa en sangre, se produce aproximadamente a las dos horas, que es el tiempo necesario para el movimiento del alimento del estómago al intestino delgado, la transformación del almidón a glucosa y la absorción de la misma, al sistema circulatorio.

La insulina, una hormona sintetizada en el páncreas, se libera como respuesta al incremento de glucosa en sangre, teniendo por tanto, un importante efecto en el metabolismo corporal.

Una vez que se produce el aumento de la concentración de glucosa en sangre, la insulina estimula su entrada en distintos tejidos orgánicos y en el músculo, se almacena en forma de glucógeno, mientras que en el tejido adiposo, lo hace en forma de grasa.

Si el caballo consume una ración de grano de 1 a 4 horas antes de la competición, se producirá  un incremento de la concentración de glucosa y por tanto de insulina justo en el comienzo de la misma, mientras que si la ración se consume 5 o más horas antes del ejercicio, la concentración de glucosa, estará cerca de los niveles basales, una vez comience el concurso.

En el  primer caso, es decir, cuando la ración se da de una a cuatro horas antes, es fácil que al comenzar el ejercicio, se produzca un descenso rápido de la concentración de glucosa al aumentar las necesidades de la misma por el músculo. Esta situación, para algunos investigadores resulta perjudicial, aunque en ocasiones, el descenso es transitorio y no tiene por qué afectar al rendimiento del animal.

¿Son buenas entonces las dietas a base de cereales (carbohidratos) antes de la competición?

En la actualidad, se piensa que un incremento en la utilización de la glucosa en sangre durante el ejercicio, está asociado con un descenso en la utilización de las grasas, ya que la insulina liberada, actúa bloqueando la liberación de ácidos grasos desde las reservas del tejido adiposo y limitando el metabolismo de éstos en el músculo.

Cuando comparamos caballos que reciben una ración a base de cereal, frente a aquellos que reciben una de forraje o incluso se les somete a ayuno antes del concurso, se comprueba que los primeros, presentan concentraciones de ácidos grasos en sangre más bajas durante el ejercicio. 

Las dietas a base de grano antes de comenzar la competición, hacen que la energía necesaria se tome principalmente de las reservas de carbohidratos, antes que de las de grasas y como las primeras son mucho más limitadas, no resulta recomendable para caballos que compiten en pruebas de larga duración, como es el ejemplo de los caballos de raid.

Los caballos que compiten a mediodía, deberían recibir la ración habitual, ya que de esta forma, se dispone de un intervalo de 5 a 6 horas, suficiente para que los niveles de glucosa e insulina en sangre, estén próximos a los valores basales. 

Mucho menos se conoce acerca de las dietas dadas a intervalos inferiores a una hora antes del concurso. Esto se presenta por ejemplo, en pruebas de raid, donde se ofrece comida a los animales durante los distintos controles que existen durante la carrera. En esta situación, los intervalos entre la comida y el inicio del ejercicio, se reducen hasta 45 o incluso 30 minutos, lo que ayudaría a mantener niveles adecuados de glucosa en sangre cuando las reservas de glucógeno muscular y hepático, están mermadas. 

Una vez que se han visto los efectos negativos de las dietas ricas en carbohidratos antes de la competición, la siguiente pregunta que puede surgirnos es si son buenas las dietas de heno antes de los concursos.

Los caballos, durante la masticación, producen una gran cantidad de saliva que se mezcla con el alimento y es deglutida. Además, la llegada de este alimento al estómago y al tracto intestinal, estimula la secreción de fluidos en la luz del intestino, lo que resulta en descensos temporales, de hasta un 15% en el volumen plasmático (para grandes cantidades de heno consumidas 2 horas antes del concurso).

Este descenso del volumen plasmático, compromete la función cardiovascular, tanto en pruebas de baja como de alta intensidad. El hecho de que durante la digestión se produzca un mayor flujo de sangre hacia el tracto digestivo, hace que se reduzca el flujo de la misma hacia otros tejidos (por ejemplo el músculo), afectando negativamente al rendimiento del caballo. 

Para caballos que compiten en pruebas de resistencia, el consumo de forraje 4 ó 6 horas antes del concurso, resulta beneficioso. Por cada kilogramo de heno que el caballo consuma, ingerirá de 2 a 4 litros de agua, que será retenida en el intestino grueso y constituirá una importante reserva frente a las pérdidas que se producen con la sudoración.

Por el contrario, en caballos de carrera, el consumo de heno previo a la carrera, resultará perjudicial, debido al incremento que resulta en su peso corporal; se calcula que un caballo que consume de 2 a 3 kg. de heno y tiene agua a libre disposición, aumentará su peso hasta 12 kg. (es por este motivo que muchos preparadores eliminan o limitan las raciones de heno los días previos a la carrera).

Si las dietas a base de grano o de heno, sobre todo en grandes cantidades, son perjudiciales antes de los concursos, ¿se puede pensar que el ayuno completo previo a la competición es la estrategia ideal?
La respuesta es obvia: de ninguna forma, ya que incluso períodos cortos de ayuno, resultan en reducciones bruscas de las reservas de glucógeno hepático; además, como la ingestión de agua está relacionada con el consumo de alimento, se producirá una reducción de la reserva hídrica del caballo durante la competición.

RECOMENDACIONES

Caballos de carreras

Limitar el consumo de heno los tres días antes de la carreras al 1% del peso corporal (para un caballo de 450 kg. un total de 4,5 kg. de heno/día.

La comida a base de grano previa a la carrera, debería ser de 0,5 – 1 kg. y unas 4 horas antes de la carrera.

Caballos de completo

Como la prueba de velocidad y resistencia suele tener lugar a primeras horas del día, no se recomienda ofrecerles una ración de grano por la mañana, debido al efecto perjudicial de altos niveles de glucosa e insulina en sangre. 
Por el contrario, después de esta prueba, se debe ofrecer al animal una ración de grano, que ayudará a restaurar las reservas de glucógeno necesarias para la prueba de saltos al día siguiente.

Algunos investigadores, sugieren que añadir grasa a la dieta en caballos de completo (por ejemplo aceite de maíz) durante la fase de entrenamiento, puede resultar beneficioso, ya que de esta forma, utilizarían más eficientemente las reservas de grasa durante la competición.

Caballos de raid

Se debe incrementar el consumo de heno, previo a la competición, debido a que provoca un aumento de las reservas de agua y electrolitos disponibles para el ejercicio.

No obstante, al igual que para el resto de disciplinas no se deben dar grandes cantidades durante las 4 horas previas al concurso y el grano de debería dar de 4 a 6 horas antes.

La mejor dieta, es un alimento completo, basado en pulpa de remolacha u otros tipos de pulpa, como fuente de fibra, fácilmente fermentable.

Durante los distintos controles, se le debe ofrecer al caballo forraje de alta calidad (por ejemplo alfalfa). También se pueden dar en estos periodos, pequeñas cantidades de grano (1 kg.) o sustitutos comerciales en forma de pulpa o salvado, ya que muchos caballos, no son capaces de comer 1 kg. de avena durante los controles.

 

Eki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>