HERRAR, MÁS CIENCIA QUE ARTE

“La ignorancia es atrevida. El que ignora las consecuencias de sus actos o de sus palabras es lo suficientemente atrevido como para realizarlos o expresarlas”.

 

Siempre se ha creído que herrar es tan simple como clavar y martillar, que es una labor hecha por artesanos sin academia, por tal motivo desde tiempos inmemorables se acuñó la frase "el arte de herrar" para dar a entender que prima más la habilidad del individuo al momento de elaborar la herradura y realizar el proceso del herrado, que el conocimiento intrínseco que implica dicha labor. Generalmente, este conocimiento se ha transmitido por herencia a través de generaciones y de una forma empírica sin llegar a estudios profundos sobre el pie del caballo, razón por la cual se han perpetuado errores y diseñado estilos de herrado equivocados y dañinos basados en concepciones erróneas sobre el andar y el desplazamiento del caballo, restándole importancia al estudio científico del ejercicio del herrador. ¡Nada más lejos de la realidad! Puesto que a medida que se ha desarrollado la tecnología, nos hemos visto forzados a mejorar y solucionar los problemas de los aplomos y del desplazamiento de los caballos basándonos en el estudio a fondo de sus diferentes componentes y disciplinas.
Debido a lo anterior, se ha creado la necesidad de que el herrador obtenga conocimientos básicos multidisciplinarios para poder realizar su labor a cabalidad, bien hecha, con orden y pulcritud, obteniendo las mejores manifestaciones genéticas del caballo causándole el menor daño posible, compensando los "defectos" de conformación y haciendo cómodo su desplazamiento; de igual manera obteniendo la satisfacción del cliente (dueño del caballo). Por tal motivo, es indispensable que el profesional del herrado tenga y aplique conocimientos en las siguientes áreas entre otras que se irán adicionando a medida que la tecnología y el herrado se desarrollen conjuntamente.

ANATOMÍA DEL PIE DEL CABALLO. Conocer con exactitud inequívoca la zona de trabajo es un requisito indispensable para cualquier trabajador en cualquier área, de tal manera que esto no debe ser una excepción dentro del proceso del herrado. Muchos caballos se han perdido por la negligencia del herrador, ésta se traduce en falta de conocimiento de las estructuras sobre las cuales se está trabajando, del daño potencial que puede causar por una labor hecha sin ningún tipo de cuidado o por tratar de realizarla en forma rápida, y así, herrar la mayor cantidad de caballos durante una jornada de trabajo.
El conocimiento y reconocimiento de las estructuras del pie del caballo hace que el herrado se haga en forma cuidadosa, prudente, con pleno conocimiento de causa sobre los daños que se pueden infringir sobre el casco; sin esto es imposible poner un clavo en forma correcta sin temor a dañarla lámina sensible del casco.
La diferencia entre poner un clavo bien y uno mal es de 1 a 3 milímetros, dependiendo del tamaño del casco y de su conformación anatómica. Algunas de las enfermedades que se han causado por negligencia e irresponsabilidad del herrador son: clavos arrimados, clavaduras, abscesos, deformaciones del casco, laminitis, tendinitis, síndrome del navicular, entre otras.

BIOMECÁNICA Y FISIOLOGÍA DEL CASCO: ¿Se imaginan como obtener el mejor desempeño de un Formula 1 sin saber como funciona su aerodinámica su sistema de tracción y su sistema de amortiguación?. Aunque parezca irónico y jocoso es una comparación adaptable al caballo. Como saber que tipo de arreglo le hago al casco si no se como funciona, como saber que tipo de modificación le hago a la herradura si no se como actúa su sistema de tracción, como saber de que forma equilibro un casco si no conozco las medidas del mismo, y de igual manera, desconozco la dirección y cantidad de las fuerzas que integran sus movimientos. El casco tiene sistema de amortiguación y de tracción, tiene una dinámica de crecimiento y ángulos que deben ser respetados para que cumpla las funciones para las cuales están diseñados, estos son propios de cada individuo y se debe analizar siempre en forma individual y no como receta de farmacia. Si no se conoce correctamente este mecanismo, difícilmente podremos equilibrar el casco y obtener el mejor desempeño o el mejor desplazamiento del caballo. Si no conocemos el mecanismo por medio del cual el casco y el pie amortizan la contusión y minimizan el impacto contra la superficie de rozamiento, no podremos evitar el daño que se puede ocasionar al adaptar una herradura en forma errada, o al equilibrar erróneamente el casco (desequilibrar) y las consecuencias que esto trae para el caballo y su montador, Cada una de estas funciones es propia de cada equino y dependen básicamente de la conformación anatómica, de su capacidad de desempeño, de la expresión de su genética, y para poder aprovecharlas al máximo o para poder obtener su máximo potencial se debe hacer una correcta lectura de estos elementos por parte de los que están trabajando en pos y alrededor del ejemplar a analizar.

ETOLOGÍA: El conocimiento del comportamiento del caballo es primordial para poder abordarlo sin correr demasiados riesgos. El caballo debe entender que el que esta a su lado es un amigo, que va a realizar maniobras que no serán de todo su agrado, pero que de igual manera no le doleré; es necesario trasmitirle al caballo la seguridad con que se va a realizar el trabajo. Debemos aprender a leer las señales corporales que emite el caballo, anticiparnos a sus movimientos y de igual manera enviarle mensajes corporales para que el caballo entienda que no lo estamos agrediendo. Debemos estar seguros de todos los movimientos que realizamos, con confianza de que el caballo leerá adecuadamente nuestros movimientos pero sin confiarnos excesivamente de las reacciones adversas del caballo. No se debe perder contacto visual ni corporal para poder anticipar los movimientos del caballo. Si conocemos del idioma corporal del caballo, el comportamiento con sus semejantes, de las actitudes que toma cuando se siente inseguro o
agredido, muy probablemente saldremos heridos o lesionados.

¨… hay que conocer los errores que se han cometido por desconocimiento, así como, de creencias infundadas …¨

METALURGIA: Es indispensable conocer cómo se comporta el metal de las herraduras a las diferentes temperaturas de fraguado, así como en frío. Saber cuál es la resistencia al impacto y cuál es su resistencia a la fricción. De igual forma se debe tener un manejo adecuado de la forja, del manejo de las diferentes herramientas que se utilizan en un taller de fraguado, se debe tener conocimientos sobre soldadura. ¿Cómo realizar una herradura elaborada para un determinado problema si no contamos con la herramienta y la técnica adecuada?. Recuerden que no es lo mismo hacer que decir como se hace.

CLÍNICA DEL PIE: En muchas ocasiones posterior a un herrado, el caballo queda claudicando siendo culpado el herrador de dicha dolencia por un procedimiento inadecuado.
Por tal motivo el herrador debe informar inmediatamente, si al momento de la inspección pre-herrado observa que el caballo está claudicando o a la menor seña de dolor, ya sea cuando el animal se desplaza antes del herrado o al realizar el mismo. Es decir, se hace necesario que el herrador haga la diferencia entre un casco sano y uno patológico. De igual manera debe saber cuándo un animal se desplaza normalmente o cuando claudica. Con este proceder el herrador libra culpas injustificadas.

SISTEMAS: En la actualidad el herrador tiene la imperiosa necesidad de manejar un computador y navegar en la Internet. Es impensable la actualización de conocimientos sin recurrir al computador y la red, de igual forma, el intercambio de conocimientos entre herradores de diversas partes del mundo, el conocimiento de nuevos productos y nuevas tecnologías se ha facilitado por esta herramienta.

ADMINISTRACIÓN: Aunque no es necesaria para la ejecución del herrado, si es necesaria para el sostenimiento del mismo. Un herrador que no cuide sus finanzas, que no sepa vender su producto (servicios), que no entienda cuándo y cuánto debe ir invirtiendo para los años por venir, es un herrador que tendrá una vejez solitaria y llena de necesidades.

FÍSICA: El herrador debe entender la inercia, la dinámica, las fuerzas de fricción, la mecánica del movimiento, las fuerzas de resistencia al movimiento, la resistencia de los materiales, la fuerza de gravedad, el principio de las palancas, para poder realizar un correcto herrado ajustado a la función y a la labor del caballo, y así obtener su máximo potencial. Sin estos conocimientos es difícil creer que el herrador puede mejorar el desplazamiento de un equino por medio del herrado. Es incomprensible que para animales en los cuales se busca aumentar el número de batidas por unidad de tiempo (rapidez de movimiento) se busque aumentar el tamaño del casco poniéndole herraduras más grandes que las de su talla o más pesadas, o lo que es peor, con extensión de talones rectos. Es de mucha importancia conocer las fuerzas lineales y de momento (instantáneas) que actúan sobre el pie del caballo, ya sea en la estación o durante el movimiento. De igual forma, es vital conocer cómo se potencia el peso a través de las palancas y bisagras (diferentes partes del miembro de locomoción y sus articulaciones) que posee el caballo para realizar cómodamente y sin trauma evidente su desplazamiento. Todo lo anterior nos obliga a decir que para realizar un correcto herrado se debe tener un fundamento académico amplio sobre todas las áreas que se van a tratar, esto nos lleva a concluir que herrar se ha convertido "más en ciencia que en arte".

Muchos herradores tienen la habilidad; algunos poseen el conocimiento; en cambio unos pocos poseen el conocimiento y la habilidad, éstos son los verdaderos profesionales del herrado.









Edward Daniel Calle Torres

MVZ, Herrador Profesional

Colombia
edwardcato@hotmail.com

Edward Daniel Calle Torres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>