HERRAJE EN EL CABALLO INFOSADO

Una de las patologías más terribles para el caballo es sin duda la laminitis, es decir, la inflamación de las láminas que forman la unión entre el estuche córneo del casco y el tejuelo.

El corredor especializado monodáctilo, que es el caballo, de hecho descarga todo su peso sobre la extremidad de su esqueleto (falange distal o tejuelo) que esta suspendida dentro de esa uña grande que es el casco, gracias a su engranaje laminar.

En el caballo sano la superficie de contacto interior entre tejuelo y casco esta aumentada gracias a la particular arquitectura de unas 600 láminas primarias, cada una de ellas con unas 60 secundarias que llegan a aumentar así la superficie de contacto ¡hasta un metro cuadrado por pie!. Esta estructura especializada con su microvascularización, es el órgano afectado por la laminitis, cuyas causas pueden ser varias y no del todo explicadas por la ciencia veterinaria.

Aun así sabemos que cualquier causa de endotoxemia (envenenamiento de la sangre por productos formados en el mismo organismo) facilmente inflaman las láminas. Otras causas desencadenantes pueden ser una sobrecarga mecánica o incluso una terapia con corticoides.

Quizás la causa mas frecuente, sobre todo en los P.R.E., sea la sobrecarga de carbohidratos en la dieta, que hace que caballos francamente obesos por un lado tengan que soportar mas peso por casco (sobrecarga mecánica), esto añadido a un equilibrio metabólico frágil de una forma análoga al diabético en el hombre. Para estos caballos, un pequeño exceso, con paso de toxinas bacterianas del intestino a la sangre (la fermentacion de los azúcares de una dieta demasiado rica cambia la acidez del medio intestinal, causando la muerte bacteriana repentina) puede desencadenar el ataque de laminitis aguda. Las consecuencias son dramáticas: tanto el estuche córneo como el tejuelo son estructuras duras que no se acomodan al aumento de volumen (tumefacción) de los tejidos laminares inflamados, por lo tanto el dolor es agudísimo y la presión interior del casco aumenta el daño inicial porque crea disturbios en la micro circulación arterial y venosa.

La sintomatología suele ser bastante clara: cojera fuerte y repentina de ambas manos, ambos pies o los cuatro miembros, pulso digital aumentado, calor en los cascos, dolor intenso a la palpación de la suela… ¡es una absoluta emergencia médica!

Una terapia inmediata por parte del veterinario en las primeras horas puede limitar los daños consecuentes al ataque agudo inicial: la infosura.

La infosura es la consecuencia de la necrosis de las láminas dérmicas, lo que hace que bajo la influencia del peso del caballo, surja un desplazamiento hacia atrás (rotación) y/o hacia abajo del tejuelo en relación con el casco. Las láminas que generalmente suelen ser las más afectadas son las de la tapa dorsal (zona anterior del casco), como consecuencia de la alteración de la micro circulación y por ser éstas las que se oponen a la acción del tendón flexor profundo de las falanges, que actúa tirando hacia arriba y hacia atrás del tejuelo.

Fig 1
Esquema 1

Si este desprendimiento laminar también se produce en las partes laterales del casco, el tejuelo puede llegar a hundirse hacia abajo, más o menos paralelamente al estuche córneo.

No es el objetivo de este artículo discutir la terapia médica de la laminitis aguda, que intentaría resolver la causa inicial y limitar los daños en las láminas, sin embargo antes de entrar en profundidad en el herraje terapéutico del caballo infosado (es decir del paciente donde ya ha habido desplazamiento del tejuelo), diremos unas palabras sobre la ayuda mecánica de emergencia que podemos ofrecer al caballo durante el ataque agudo. El principio básico es intentar aliviar el peso que aguantan las láminas afectadas en la parte dorsal del casco, transfiriendo la función de soporte del peso a las regiones palmares / plantares (posteriores) de la suela, a las barras y a la ranilla, ya que éstas no están (o están menos) afectadas.

Una forma fácil y rápida de conseguirlo es colocando un yeso alrededor del casco con soporte adicional por debajo de estas estructuras palmares dejando libre la parte anterior de la palma. Levantando con el yeso los talones se disminuye también la tensión ejercida por el tendón flexor profundo.

Foto 2
Foto 2. 
Yeso en el tratamiento de emergencia.

Antes de herrar el caballo infosado es imprescindible obtener radiografías bien hechas y recientes que permitan evaluar y medir exactamente la relación espacial entre el tejuelo y el estuche córneo.
Foto 3
Foto 3.
La venografía es una radiografía de contraste que además de la relación tejuelo – estuche córneo muestra la circulación en el pie.

Los objetivos del herraje terapéutico para el infosado son:

1.- Mantener o aumentar una profundidad de palma de 15-20 mm por debajo de la punta del tejuelo. Si el tejuelo apoya en la palma o en el suelo se verá afectado por osteitis y habrá una pérdida irreparable de hueso en su margen distal.

2.- Descargar la tapa (y por tanto las láminas afectadas) transfiriendo el peso a la palma posterior, barras y ranilla.

3.- Disminuir la tracción del flexor profundo: al inicio esto se puede hacer levantando los talones, pero a la larga queremos que el ángulo del fondo del tejuelo (llamado ángulo palmar) con el casco vuelva a la normalidad (3°-5°), por ello una forma muy eficaz para lograr menor tensión del tendón profundo es facilitar el despegue del pie en la última fase de la pisada, echando para atrás la posición de la herradura por debajo del tejuelo. (En casos extremos se puede cortar quirúrgicamente el tendón)

4.- Alinear la tapa dorsal (anterior) de nuevo paralelamente al tejuelo con la escofina.

5.- Descomprimir el rodete coronario: cuando el estuche córneo está desplazado hacia arriba, el rodete coronario se ve aplastado y comprimido sin posibilidad de formar los túbulos córneos (que forman la tapa) paralelos al tejuelo. El método mejor es practicar un surco por debajo de la corona a todo espesor de la tapa hasta llegar a las láminas necróticas.

6.- Prevenir y curar abscesos: La formación de abscesos se ve favorecida por la debilidad de la unión laminar, la presencia de tejido necrótico y el ensanchamiento de la línea blanca; para evitar su formación o para tratarlos, es necesario crear una vía de acceso a los tejidos necróticos tramite resección parcial de la tapa (anterior), surcos subcoronarios y la aplicacion de herraduras o plantillas fáciles de retirar, que permiten el tratamiento local de la palma que puede llegar a perforarse.

EL MÉTODO

El veterinario Gaspar Castelijns y el herrador Ricardo Roselló han diseñado un método de herrado pegado (y por lo tanto atraumático) muy eficaz para conseguir los objetivos anteriormente señalado

Después de escofinar la muralla dorsal, para dejarla paralela a PIII y del grosor adecuado, y de rebajar los talones para que el casco recupere un ángulo palmar casi normal, la muralla restante se limpia en profundidad y se deja secar. A continuación, se pega una Dallmer Cuff con poliuretanos o acrílicos de secado rápido.

En la parte inferior de la Dallmer Cuff, se atornilla una herradura de salida multidireccional (como Equi+ o Rock nRoll). La herradura aguanta en su sitio un soporte palmar fabricado con resina dental de catalización rápida (silicona de condensación) para ofrecer soporte palmar anatómico al casco.

Foto 4
Foto 4

El punto de partida dorsal del casco se desplaza hacia atrás adelgazando la parte delantera de la herradura y atornillándola en una posición más retrasada (disminución de la tensión ejercida por el TFDP).
Foto 5
Foto 5

Además de facilitar la salida dorsal del casco, el diseño de la herradura de salida multidireccional también favorece su salida latero-medial. De esta forma, las vueltas, con las tensiones asimétricas sobre la unión entre el estuche córneo y el tejuelo que comportan, se vuelven mucho menos dolorosas para el paciente.

Los 7 mm de grosor de la parte inferior del Dallmer Cuff pegado aportan profundidad adicional a la palma. Cuando existe perforación, la palma puede examinarse y tratarse con desinfectantes simplemente desatornillando la herradura de salida multidireccional que, gracias a su diseño cerrado, ofrece una protección total de la palma. El Dallmer Cuff puede abrirse en las lumbres para tener acceso a la muralla dorsal o a las cavidades de la palma y puede combinarse con la realización de surcos subcoronarios 

Foto 6
Foto 7
Foto 6 + 7

Cuando haya crecido casco sano al menos en los talones y se haya recuperado profundidad de la palma, las herraduras Rock n Roll pueden clavarse directamente en el casco, siempre en combinación con silicona de condensación para dar soporte palmar. Este método también es muy eficaz en cascos de hundimiento leve del tejuelo. 
Foto 8
Foto 8

*Artículo extraído de www.mascalcia.net y publicado en La Revista Ecuestre Nº 247, en septiembre de 2003.

Doctor Hans Castelijns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>