ESPARAVAN OSEO ¿Genética o Consecuencia?

El esparavan óseo es una Osteoartrosis y/o osteítis que afectan con mayor frecuencia las articulaciones intertarsiana distal y tarsometatarsiana, con una menor incidencia de la articulación intertarsiana proximal.

ESPARAVAN OSEO

¿Genética o Consecuencia?

El esparavan óseo es una Osteoartrosis y/o osteítis que afectan con mayor frecuencia las articulaciones intertarsiana distal y tarsometatarsiana, con una menor incidencia de la articulación intertarsiana proximal.

Su presencia es causante de un alto porcentaje de las claudicaciones del miembro posterior, iniciando con un asincronismo del andar del caballo que generalmente se manifiesta con un “galuche” o “galoche” en la mano contraria al miembro afectado cuando se trata de andares diagonales, acompañado de una disminución en el vuelo del casco y un acortamiento de la parte craneal del paso. Cuando la afección es bilateral el caballo presenta un galope en sus posteriores y un trote o trocha en sus anteriores, con un acortamiento en la fase caudal del paso en ambos miembros posteriores. En el caso de los laterales se manifiesta con un acortamiento de la fase caudal del paso en el (los) miembro (s) afectado (s). En general, todos van a presentar un síntoma en particular y es la pisada en pinzas o lumbres, ya sea en mayor o en menor grado, dependiendo del grado de compromiso articular. El común denominador es el desgaste prematuro de las herraduras en las lumbres.

Factores Predisponentes. El factor mas considerado pero no probado es el componente genético, determinado por la alta consanguinidad a la cual ha sido sometido el caballo Criollo Colombiano para poder obtener los ejemplares que cumplan las condiciones deseables; esta alta consanguinidad se daba de acuerdo a los parámetros que se querían obtener, para lo cual se tenia en cuenta la modalidad del andar, la suavidad, el ajuste y la elasticidad del tren posterior, la velocidad de movimientos, el sincronismo, la cadencia, el ritmo y por ultimo algo bien importante, el brío. El resultado final era un caballo que fijaba una conformación anatómica característica,  que daba como resultado un caballo que reunía unas virtudes en el andar tales como: su quietud de anca, el ajuste del tren posterior, el sincronismo de su marcha, la suavidad del lomo y el resortaje del tren posterior. Esta conformación anatómica es la de un caballo con corvejones juntos o con corvejones de vaca, conformación que se mira como un defecto en unas razas de caballos pero que debe ser vista como una virtud en nuestro caballo criollo colombiano. Esta característica en el posterior del caballo esta presente en un gran porcentaje de nuestros caballos. Sin embargo, dicha característica anatómica es altamente predisponerte a la lesión del corvejón, debido a que el miembro del caballo sufre fuerzas de carga superiores en su parte interna y la mayoría de estas fuerzas recaen sobre dicha articulación, sumándole la incapacidad de la articulación para realizar movimientos de rotación sobre la misma, lo que hace que el caballo tenga un desplazamiento natural en círculos de gran tamaño.

 

Sin embargo esto por si solo no determina la presentación clínica de la patología, es necesario que haya otro tipo de factores que desencadenen la enfermedad.

Factores Desencadenantes. El factor de mayor relevancia es el ejercicio y tiene una alta ingerencia en la manifestación clínica de la enfermedad, Ese ejercicio forzado hecho contra el diseño anatómico del caballo causa fuerzas que someten los ligamentos articulares a tensiones muy fuertes que provocan la disrupción de los mismos, además, produce el roce anormal de las carillas articulares de las articulaciones tarsometatarsiana e intertarsiana distal en un grado mayor y la articulación intertarsiana proximal en menor grado, generando el crecimiento anormal de tejido óseo alrededor y en ocasiones dentro de la articulación, provocando dolor por dicho roce en el momento de realizar un movimiento, el crecimiento anormal de hueso (osteofitos) puede ser verificado por medio de un estudio radiográfico.

 

 

Dentro de la doma y específicamente, la doma criolla Colombiana, existe el “torno” o “picadero redondo” de muy poco diámetro (3 – 5 metros), o en su defecto un “botalón”  al aire libre en el cual se hace trabajar el caballo en movimientos concéntricos alrededor del mismo, lo que le genera al caballo un desplazamiento anormal alrededor de un eje. Dicho desplazamiento genera una fuerza de rotación en el corvejón de dentro hacia afuera en el miembro posterior que se apoya, a la vez que el centro de gravedad del caballo se desplaza hacia arriba y medial al eje central, en compensación a la fuerza centrifuga que genera el estar girando en círculos pequeños; por otro lado, al no poseer una capacidad de rotación en la articulación del corvejón el caballo se ve en la imperiosa necesidad de desplazar el miembro que encuentra hacia el interior del circulo por delante del miembro que esta hacia el exterior del circulo y lateral a su eje central, como se muestra mas abajo en la secuencia de figuras del trabajo de un caballo. Lo anterior provoca un aumento del peso sobre el miembro posterior en apoyo que genera un aumento de la presión sobre las caras articulares del corvejón, especialmente la cara medial ocasionando un trauma constante sobre las articulaciones sometidas a dicha presión, lo que a corto plazo genera una proliferación ósea que se acumula sobre las carillas articulares y al rozarse entre si ocasiona dolor y la posterior claudicación.  

 

Con lo anterior no pretendo pontificar sobre el proceso de la doma o sobre el trabajo que deben realizar los “montadores” y/o “arrendadores”, sino por el contrario, el objetivo de este articulo es crear algo de conciencia sobre el tipo, la frecuencia y cantidad de trabajo que el caballo debe llevar en el “torno” o “picadero” circular. La conclusión final es que debemos ser críticos del plan de trabajo del caballo para obtener atletas con un promedio de vida deportiva más alto, sin necesidad de llegar a los tratamientos intensivos y agresivos a los que sometemos a nuestros equinos para obtener una carrera competitiva corta y una vejez traumática y dolorosa. Por otro lado, debemos tratar, en lo posible, por cruzar animales de líneas diferentes y que fortalezcan el tren posterior de nuestros caballos, sin perder su conformación anatómica lograda;  con esto no pretendo descalificar a ningún reproductor, por el contrario, deseo que la genética de estos valiosos animales se perpetué pero con algunas mejoras de sus posteriores.

Edward Daniel Calle Torres

2 pensamientos en “ESPARAVAN OSEO ¿Genética o Consecuencia?

  1. Me gustaría recibir información sobre algún remedio efectivo contra el esparaván oseo, ya que tengo una yegua con este problema y me gustaría conservarla para paseo y ocio, muchas gracias, un saludo.

  2. Buenos dias:
    En COSTA RICA tenemos un problema con nuestros caballos de silla, y es cuando algunos ejemplares al trotar levantan o alzan de forma no normal las extremidades posteriores como si sufrieran de CALAMBRES.
    Aquí se llama MAL DE CUERDA.
    Como definirían ustedes esta anomalía o emfermedad?
    Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *