El Equilibrio corporal del caballo a través del herrado. (2)

Su relación con el Balance F, un cuarto balance no considerado. 2ª parte

 El Equilibrio corporal del caballo a través del herrado.(2)

 Su relación con el Balance F, un cuarto balance no considerado.

Exposición de caso real:
El siguiente caso corresponde a un caballo criollo con un cuarto lateral en la mano izquierda.  Ésta presentaba una desviación medial de casco. El peso del caballo era soportado por el lado externo del casco. Luego de haber equilibrado el pie, considerando su Balance F,  el cuarto sanó. No se utilizó ningún tipo de producto terapéutico como reconstructor de casco, alambre, tornillos o medios para fijar el cuarto. Sólo se abrió todo con el fin de limpiar y evitar que la pared muerta impida la cicatrización del rodete coronario. Durante los cuatro primeros herrados se utilizó una herradura redonda y luego se terminó el tratamiento con el caballo descalzo, en terreno seco y arenoso.

                                                       



Tiempo posterior al herrado de un caballo con desequilibrios latero mediales

Ultimamente, luego de llevar un control cercano de caballos mediante un Médico Veterinario, he notado que, luego de herrar un caballo que presenta desequilibrios, ocurre lo siguiente:

Pequeños desequilibrios en caballos jóvenes: Son los caballos que presentan desequilibrios desde hace poco tiempo. Luego de ser herrados, la mejoría es inmediata, sin pasar por un tiempo de reacomodamiento corporal.

Pequeños desequilibrios en caballos adultos: Son los caballos adultos que presentan desequilibrios por negligencia del herrador, pero no por su conformación defectuosa. Luego de ser herrados, el proceso, hasta notarse una mejoría, suele tardar unos 5 días. El caballo se descontractura muscularmente y comienza a mejorar sus movimientos. En este tipo de caballos, antes de ser herrados correctamente, suelen verse consecuencias por interferencias o alcances entre miembros.

Grandes desequilibrios en caballos adultos: Son los caballos que poseen un desequilibrio desde hace varios años. Luego de ser herrados, durante los primeros 7 a 15 días, pueden decaer, debido a un reacomodamiento de su estructura. Pero luego de este período ascienden en su mejoría notablemente. Este tipo de casos necesita de un período de rehabilitación, donde el jinete deberá hacer lo necesario para generar ayudas que permitan descontracturar los músculos del caballo, mediante masajes u otros medios. Este tipo de caballos, generalmente, presenta desviaciones de miembros a nivel conformación o desviaciones por negligencia del herrador, establecidas hace varios años. También ocurre cuando, durante mucho tiempo, se ha herrado un caballo asimétrico (que presenta conformación defectuosa) como si fuera un caballo simétrico (que presenta conformación correcta).

 

La herradura y el falseo de Flexión

La herradura a colocar puede ser común. Es recomendable el uso de dos pestañas laterales entre los primeros y segundos agujeros, con motivo de contrarrestar las fuerzas incidentes negativas causantes de la desviación, y de evitar que la herradura se corra de lugar.


Al clavar la herradura, ésta no debe quedar rotada, la cantidad de clavos que se recomienda utilizar es de 6 ó 7, de los cuales 3 irán en los primeros agujeros del lado del talón afectado, con el fin de permitir la libre expansión de la pared y 4 en el lado opuesto, limitando así, con el cuarto clavo, una excesiva expansión de la misma. El 7º clavo será útil también para aumentar la sujeción de la herradura al pie.

En casos de desviaciones crónicas, es recomendable colocar sólo los 2 primeros clavos en el lado de la pared afectada.
Debido a que la pared afectada es siempre más delgada, es conveniente utilizar el clavo tipo MX (modelo de Mustad), por contar, éste, con un cuerpo extra delgado.

Del lado del pie donde se encuentra la pared vertical, siempre se ve disminuida la superficie de apoyo palmar, por lo tanto, en casos de correcciones, es recomendable compensar dicha faltante de superficie con la herradura, otorgando un apoyo extra, tratando de que, al estar colocada, vista de abajo, muestre un pie simétrico.
Vista de arriba, cuando el pie se encuentre apoyado en el piso, se observará un sobrante de herradura, debido, en realidad, a una faltante de superficie palmar por una pared arremetida.

Estando la herradura colocada, la línea central de la ranilla debe dividir la vista palmar en dos partes iguales. De esta forma, la distribución de las presiones en el pie será uniforme y contribuirá a la corrección de la forma del estuche córneo.

Durante la estabilización, la forma de la herradura difícilmente será simétrica porque la forma del casco no tiende a recuperar su simetría, y el herrador deberá tender a copiar la forma del pie cuando forje la herradura. Según estudios realizados por otros herradores, el sobrante de herradura puede ejercer una palanca negativa sobre la pared, aumentando la presión el la misma. Por lo tanto, conservar la asimetría ayuda a acompañar el defecto del caballo. Colocar una herradura simétrica en estos casos iría en contra de la defensa natural del caballo.

En casos de desviaciones por defectos de conformación, es aconsejable aumentar la superficie de apoyo en la rama que corresponde a la pared afectada o vertical. Es decir, que se le otorga má sapoyo al lado que soporta mayor resión. Contrariamente, al lado que soporta menos presión se le disminuirá la superficie de apoyo.
Esta incrementación y disminción de apoyo en las ramas, ayuda al caballo a descansar mejor en terrenos blandos,  inclusive en su box cuando está parado, conservando la salud de sus ligamentos colaterales.

Otros tratamientos tradicionales

Existen otros tratamientos que no comparto porque no abordan el problema partiendo desde la causa.

1. Un tratamiento tradicional consiste en utilizar una herradura común con mucho descanso en el lado de la pared vertical, acompañada de un falseo de arco de aproximadamente 3 mm, a fin de

  • quitar presión en el lado afectado,
  • otorgar apoyo extra en el lado que soporta la mayor cantidad de peso, y
  • favorecer la expansión de la pared.

Desde mi punto de vista, este tratamiento ha olvidado la causa del problema. Con el falseo de arco la presión no se elimina porque el peso sigue estando en ese lado del pie. El apoyo ayuda a que el peso sea sobrellevado más cómodo pero la realidad es que éste continúa en ese lado del pie. Y la pared no se expandirá, retomando su lugar, porque todavía continúa soportando la mayor cantidad de peso.
El tratamiento no trabaja sobre la causa, sólo sobre la consecuencia.

2. Otro método es la realización de surcos mediante la gubia o escofina a lo largo de la pared afectada por el peso, en un intento de quitar presión y así inducir a su expansión.

Mediante esta técnica se está realizando todo lo contrario, porque se está debilitando la pared que más peso está soportando. Con este tratamiento inútil y nocivo, también se trabaja sobre la consecuencia del problema y no sobre la causa.

3. Un tratamiento no tradicional, en el que se interviene directamente el casco para obligar a bajar el talón afectado, considerando el Balance Dinámico, es el publicado por el médico veterinario y herrador Stephen O`Grady – Virginia, USA; que, según sus publicaciones en internet, requiere de

  • un previo ablandamiento de la estructura córnea con agua tibia durante 24 horas,
  • un falseo total a la altura del talón afectado,
  • una herradura redonda de barra, y
  • un analgésico contra el dolor que puede llegar a provocar la intervención.


Desde mi punto de vista, tampoco funciona porque en ningún momento se intenta trasladar el peso del caballo hacia el centro de equilibrio del pie. Por lo tanto, al pie se le realiza una gran cantidad de intervenciones sin tener en cuenta la causa y el porqué se desvió.

4. Otra alternativa es el uso de una herradura con la rama más ancha del lado de la pared afectada y más angosta en el lado opuesto. Esta herradura permite aliviar la tensión de los ligamentos colaterales comprometidos por el efecto de la desviación, pero no traslada el peso hacia el otro lado del pie.


Si bien es una herradura que ofrece buenos resultados a corto plazo, permitiendo eliminar dolores, no deja de ser un método que oculta la profundidad del problema, que sería, en este caso, la desviación en sí.
Sí es una herradura que puede ser utilizada en determinados casos de esparaván o como medio para aliviar dolores de forma momentánea.

Nota:
En alusión a una observación de Gabino Fernández Vaquero, herrador de España, esta herradura, puede ser utilizada para acompañar los tratamientos de corrección y para ayudar a aquellos caballos que presentan desviaciones en el miembro. Un caballo con desviación rotacional lateral (izquierdo), recarga su peso en la pared medial, aumentando las tensiones de ligamentos en terrenos blandos. Por lo tanto, una herradura con la rama más ancha en la pared medial, o en la pared que soporta más peso, otorgará el apoyo necesario en terrenos blandos, impidiendo un excesivo hundimiento de esta rama y favoreciendo la salud de los ligamentos. Comparto, totalmente, esta observación.

El concepto relacionado con el balance F es tan simple y natural que elimina cualquier otro método que intervenga directamente en la consecuencia de la incorrecta distribución de peso.

La causa es una incorrecta distribución del peso sobre el pie, y la consecuencia la desviación del casco. Es tan simple como eso…eliminemos la causa!!

Conclusión

Como resultado de las prácticas y de los estudios realizados en estos últimos años, he podido comprobar que la gran importancia de los tratamientos de corrección y estabilización, relacionados con el balance F del pie, reside en que el tratamiento parte desde la causa del desequilibrio.
Muy diferente de los otros tratamientos tradicionales o no tradicionales, que intervienen directamente en la consecuencia del desequilibrio sin considerar su causa; logrando solamente, ocultar el problema sin combatirlo.
Hasta el día de hoy, no he podido observar resultados positivos al utilizar los tratamientos tradicionales mencionados mas arriba.

El nuevo concepto relacionado con el balance F del pie, cuenta con las siguientes ventajas comparativas:

  • Conserva la anatomía del pie y no interviene en su normal funcionamiento.
  • No requiere de herraduras ortopédicas o de intervenciones quirúrgicas.
  • Resulta de muy simple ejecución – además de económico – si se maneja correctamente la técnica de desvasado.
  • Interviene, directamente, en la prevención de desviaciones latero-mediales, evitando cualquier tipo de tratamiento ortopédico o terapéutico posterior.
  • No representa ningún tipo de dolor o molestia para el caballo, porque se trabaja conservando la naturaleza del pie y con base en las estructuras anatómicas flexibles.
  • Permite, en un caballo con aplomos normales, mantener un equilibrio latero-medial perfecto, es decir, con una distribución en partes exactamente iguales del peso del caballo sobre el pie.
  • Permite descontracturar músculos del caballo, consecuencia de desequilibrios.
  • Permite al caballo, en conjunto con los balances X, Y y Z, contar con equilibrio corporal absoluto.


Debido a que el nuevo concepto relacionado con el balance F genera un alivio instantáneo de dolores, se compara con extraer la piedra del zapato; siempre será un alivio extraerla aunque la misma se encuentre allí desde hace mucho tiempo. (Agrego a esto lo que mencioné anteriormente. Sólo en caballos que contaban con el desequilibrio desde hace mucho tiempo, existe un período de rehabilitación.)

Autor: Daniel Anz

http://www.danielanz.com/              

Daniel Anz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>