CÓMO AFILAR TU LEGRA

Aprende a afilar tu legra paso a paso.

1.- EL ÁNGULO CORRECTO PARA EL FILO

Muchas legras tienen un ángulo incorrecto en el filo y la primera vez que se afilan requerirán esfuerzo adicional, pero una vez que tengan el ángulo del filo correcto será fácil mantenerlos de ese modo. El mejor ángulo para mantener un filo bien afilado que dure mucho tiempo y que sea fácil de retocar es de alrededor de 20 grados.

En el dibujo este ángulo parece ser muy pequeño, y lo es. Cuanto más fino es el ángulo de la legra más fácil es de controlar, un ángulo demasiado romo puede hacer que la legra sea difícil de controlar y puede incrustarse en el casco. Un ángulo demasiado fino se embota rápidamente y puede doblarse o saltar.

2.- ELEGIR UN AFILADOR

Hay diversos tipos de afiladores disponibles,  hablaremos de algunos de los tipos más comunes.

a) Lima:

Una lima, incluso la más fina, será generalmente demasiado agresiva para afilar y quitará demasiado metal si se utiliza a menudo, acortando la vida de la legra. Una lima o escofina es útil para dar un ángulo correcto a una legra nueva o para fijar el ángulo de la legra si cae sobre cemento o, accidentalmente, si lo utilizas sobre una piedra incrustada en el casco.

b) Afilador de metal duro:

Estos tienen un pedazo afilado cuadrado de metal duro (tungsteno) en un mango y con un poco de práctica son muy eficaces. Sin embargo, puedes quitar demasiado metal si ejerces demasiada presión. La manera correcta de utilizar este tipo de afilador es hacer movimientos muy ligeros.

c) Afilador de cerámica o de tipo carnicero:

Estos afiladores del tipo de un boli, siendo los más versátiles y los que se utilizan para los retoques entre casco y casco. Pueden también ser utilizados para formar el filo pero, puesto que tienen una arena muy fina, nos lleva bastante tiempo. Otros afiladores similares como el de los carniceros pero en más pequeño tienen un perfil oval cubierto de arena y polvo de diamantes y son también muy eficaces. Si solamente puede permitirse tener un afilador, uno de estos sería una buena opción.

3.- AFILADO:

Lo más importante es sostener el afilador con el ángulo correcto que conviene a la hoja de la legra. Si esto se hace correctamente, cualquier técnica de afilado nos va ha ser de utilidad.
 

Para estimar un ángulo de 20 grados, pensar que es algo menos que la cuarta parte de 90 grados. Visualizarlo sosteniendo el afilador perpendicular al la legra, dividir en dos el ángulo de 90 grados, volver a dividirlo y bajar un poquito más.

- Paso 1: El gancho o punta girada:

Afilar el gancho frotando ligeramente el afilador a lo largo del filo lejos del mango de la legra y hacia el gancho. Es importante sostener los afiladores en ángulo de 20 grados la vuelta entera alrededor del gancho.   
 

Conseguir hacerlo correctamente es la parte más difícil debido a que hay que mover el afilador en 3 direcciones a la vez.

La dirección del movimiento es a lo largo de la hoja y a través del filo. El mango del afilador está más cercano a la hoja al final del movimiento que al principio y comienza sobre el plano de la hoja. Se debe a que estoy siguiendo el contorno del gancho y le estoy guardando hasta el final el mismo ángulo alrededor del gancho, terminando debajo del plano de la hoja.   
 

Para entenderlo más fácil, en las fotos he elegido sostener el filo de la hoja hacia fuera de mí y estoy empujando el afilador. Alguna gente puede encontrar más fácil direccionar el filo hacia sí mismo y tirar del afilador.

- Paso 2: La parte anterior de la hoja:

Afilar la hoja haciendo suaves movimientos hacia el mango.

La dirección del movimiento es a lo largo de la hoja y a través del filo. La razón de ir hacia el mango es que la arena en el afilador dejará dientes microscópicos en el filo y la legra rebanará más fácil si estos están angulados hacia el mango. Si encuentras más fácil frotar ligeramente del mango hacia el gancho anterior de la legra, entonces lo haces de esa manera pero hay que acabar el trabajo con un par de movimientos ligeros hacia la mango.

- Paso 3: La parte posterior de la hoja:

La parte posterior de la hoja no necesita afilado pero puedes encontrar rebabas. Quitar las rebabas y después volver hacia el filo delantero para dar el acabado con un par de movimientos ligeros.

 

¿Cuánta presión debes utilizar?

Depende de lo que estás intentando alcanzar, más presión sacará más metal. Para dar el acabado al filo, los movimientos deben ser ligeros, tan ligeros como para que no tengas que apoyar la legra en ninguna parte. Para crear el ángulo del filo utilizarás más presión y necesitarás probablemente sostener la legra firmemente contra algo.
 

Para quitar mucho material, un movimiento circular es lo más eficaz. Si estás haciendo esto es interesante lubricar el afilador. ¡El lubricante ideal es un aceite mineral muy ligero, pero el agua o la saliva trabajan del mismo modo y la saliva siempre está disponible!

4.- APRENDIENDO A SENTIR:

Después de que hayas afilado tu cuchillo algunas docenas de veces, debes poder sentir cuándo el ángulo del filo es el correcto y saber cuándo está afilado por lo que sientes con el afilador mientras lo frotas ligeramente contra la hoja. Pero hasta que lo puedas sentir, puedes ayudarte coloreando el filo con un rotulador. Haz un par de movimientos con el afilador, la tinta saldrá del área que tocaste con el afilador y podrás ver si estás trabajando la parte de la hoja que pretendías rebajar.

5.- CONSEJOS PARA MANTENER TU LEGRA AFILADA:

No permitas que se embote. Esto puede parecer un comentario estúpido, pero digo esto porque es mucho más fácil darle un pequeño retoque después de cada casco o de pocos cascos, y los mantendrás afilados sin que lleguen a embotarse y tener que comenzar el afilado desde el principio cada vez.
 
Cerciórate de que cada casco esté muy limpio antes de que comiences a cortar. Utiliza un limpiacascos, seguido de un cepillo de alambre si está muy seco. Si está mojado puede ser que necesites limpiar el fango restante con un trapo. La suciedad y la arena harán que tu legra se embote muy rápidamente.
 
Mantenerlo seco. Aunque la mayoría de los cuchillos se fabrican en un tipo de acero inoxidable, se oxidarán si permanecen mojados. Si tu legra está mojada, sécala con un trapo antes de guardarla en su bolsa.    

Mantén siempre tu legra en una cajita o en una bolsa. Esto se hace tanto cuando se guarda como mientras se trabaja. No la dejes en el suelo, utiliza los bolsillos de tu delantal y no dejes la en la caja de herramientas "perdida" entre las otras herramientas.

Fundas para la hoja:

La funda de la hoja a la izquierda se realiza con un pedazo de espuma plástica firme, perforando un agujero de 12 mm. debajo del centro. La otra funda está hecha con el material amortiguante de una cincha vieja.

           

Eki

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>