Winter is coming!

Los días son más cortos, las noches más frías, las hojas cubren el suelo y los adornos navideños empiezan a aparecer en los supermercados. Son las señales del invierno que se aproxima y, al tiempo que sacamos del armario nuestras prendas de abrigo, debemos también preparar a nuestros caballos para el mal tiempo, especialmente a los caballos de más edad y a aquellos a los que les cuesta mantener su peso. Una alimentación adecuada es la clave para un peso saludable.

Los caballos necesitan más calorías en invierno.

Al reducirse los pastos con el frio,  los propietarios recurren al heno como fuente primaria de alimentación. Los caballos queman también calorías para combatir el frio. Conviene elaborar un programa de alimentación que diferencie la necesidad  suplementaria de calorías de la alimentación normal diaria. Una cantidad suficiente de heno o de forraje de buena calidad es la mejor fuente de calorías pero el heno es menos nutritivo que la hierba natural y  su poder disminuye con el tiempo. Podemos añadir harina de remolacha o avena para aumentar las calorías si necesitamos mantener un peso correcto. Las calorías complementarias mantienen las condiciones físicas del caballo pero para satisfacer sus nuevas necesidades nutritivas podemos complementar el forraje invernal con vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos.

Evitar los piensos compuestos.

Cuando se utilizan piensos compuestos en invierno, los propietarios suelen aumentar la cantidad de pienso para aumentar las calorías y mantener las condiciones físicas del caballo. Los piensos suelen estar reforzados con nutrientes asociados al aumento de calorías por lo que el aumento de la ración de pienso puede resultar en un exceso de los mismos.

Un programa adecuado de alimentación.

Un buen programa de alimentación incluye un buen pasto y un heno de calidad con un aporte adicional de nutrientes en la proporción adecuada,  y puede contener  también algo de avena para  aumentar sus calorías y mantener el estado físico del caballo. Si el caballo tiene problemas de insulina o limitado el consumo de hidratos de carbono, puede comer harina de remolacha y/o aceite vegetal. La harina de remolacha aporta calorías sin  formar glucosa y es por tanto ideal para caballos sensibles al almidón o con problemas de bajo peso y resistencia a la insulina.

Un forraje equilibrado reforzado contribuirá a una mejor metabolización de los forrajes invernales y a una nutrición más eficiente. La lisina, por ejemplo, es un limitador de los aminoácidos de los forrajes; cuando se utiliza como un complemento de la dieta, se aprovechan mejor los restantes aminoácidos y se gana en eficiencia.

El cuidado invernal de los caballos de mayor edad.

Los caballos de más edad suelen bajar de forma en el invierno. Sus dientes pueden estar en peor condición que los de los jóvenes y limitar su capacidad de masticación. La acción mecánica de masticación y la consiguiente salivación son muy importantes para una buena digestión. Al caballo con problemas de masticación le resultará difícil alimentarse y, además, tendrá problemas de digestión. Por otro lado, será incapaz de absorber y aprovechar nutrientes como lo hacen los caballos más jóvenes. Teniendo en cuenta que en invierno necesitan más calorías para calentarse, los caballos de más edad consumirán  más calorías y nutrientes que los que comen, con los consiguientes riesgos para su salud. Las necesidades de calorías de los caballos de edad pueden satisfacerse con heno picado,  copos de avena y la harina de remolacha, muy apropiados para caballos con problemas de dentición. Estos caballos pueden beneficiarse también de un suplemento  del pasto que contenga lecitina, un emulsionante que incrementa la absorción de los nutrientes de los que carecería en otro caso.

Original de Life Data Labs.

Traducción de EKI

 

CINCO IDEAS PARA EL CUIDADO DEL CASCO

El viejo dicho de los amigos de los caballos de “sin cascos, no hay caballo”,  nos recuerda que hay que prestar una atención muy especial a los cascos de nuestros caballos. Las siguientes ideas serán útiles en todo momento y lugar, en el oasis soleado del Festival Ecuestre de Invierno (WEF) o cuando la nieve cubre los campos de la granja.

 

1.- Limpiar todos los días y tantas veces como sea posible los cascos.

Antes y después de entrenar, cada vez que el caballo vuelve al establo, antes y después del paseo, hay que limpiar los cascos, utilizando un limpiacascos para retirar las piedras y los objetos pequeños que han quedado en ellos y utilizar el cepillo del limpiador para eliminar los restos de suelo adheridos a la ranilla.

2.- Comprobar el estado del casco.

Esta recomendación va de la mano de la anterior. Al limpiar el casco, hay que fijarse si se ve algún problema, como candidiasis, pinchazos, grietas, abscesos o herraduras sueltas.

-          Candidiasis (aftas). Es una infección bacteriana que produce mal olor y una sudación oscura en la ranilla.

-          Pinchazos, producidos por algún objeto punzante que perfora la planta y se desprende después. La mayoría de los propietarios optará por llamar al veterinario habitual cuando hay una perforación de la planta del casco. El veterinario es la persona adecuada para recomendar el tratamiento.

-          Grietas. Pueden ser superficiales o provocar mayores problemas. Hay que vigilar su aparición y tratar el caso con el herrador en su próxima visita.

-          Abscesos, con inflamación y pus. Es una infección en el interior del casco que puede tratarse con un baño de Betadine y sales de Epson. Pero conviene también consultar al veterinario sobre su tratamiento.

-          Herraduras sueltas. Las herraduras o los clavos sueltos pueden ser peligrosos y dañar el casco. En caso de duda sobre el estado de la herradura, conviene consultar al herrador. Es recomendable también comprobar al tacto si el casco está caliente o tiene pulsaciones. Estos síntomas pueden indicar que hay un problema más serio.

3.- Mantener un programa fijo de herrado con el herrador habitual.

Si bien la mayoría de los propietarios opta por una frecuencia de herrado de entre cuatro y seis semanas, no existe una regla fija para el tratamiento del casco. El herrador es quien debe observar al caballo y determinar la frecuencia de herrado o recorte más apropiada. El mantenimiento regular del casco contribuye a la salud de éste.

4.- Pedir al herrador que nos enseñe a retirar una herradura suelta.

Los caballos suelen perder sus herraduras. Una herradura suelta puede provocar dolor y dañar  el casco. En estos casos conviene retirar la herradura, pero solo si un herrador profesional nos ha enseñado la técnica adecuada,  porque hacerlo mal puede provocar aun daño aún mayor.

5.- Mantener la humedad del casco.

Un casco sano es el que tiene la humedad apropiada. El tiempo húmedo, el exceso de baños y los barrizales pueden ablandar los cascos. Y a la inversa, el tiempo seco o caluroso puede hacerlo más frágil. La aplicación de un acondicionador o de pintura al casco contribuye a mantener la humedad adecuada. El herrador puede ayudarle a elegir el acondicionador adecuado entre la diversidad de los existentes. La elección depende del estado de los cascos, del tipo de entrenamiento, del nivel de esfuerzo y del clima local.

El cuidado de los cascos contribuye decisivamente al bienestar del caballo. La limpieza diaria, las visitas periódicas del herrador y la vigilancia de los cascos son parte importante de este cuidado. Cuando hablamos de nuestro caballo, conviene no olvidar el viejo dicho de “Sin cascos, no hay caballo” y cuidar al máximo los cascos de nuestro amigo equino.

El autor, Ashly Snell, trabaja en la guarnicionería Dover y es un gran aficionado a los caballos desde hace 20 años.

Publicado en Global Animal, el 11 de febrero de 2015

Traducción de EKI

Anatomía y fisiología del casco, sugerencias para el cuidado externo e interno del casco

Como encaja el casco en la anatomía y fisiologia del caballo, consejos para el cuidado externo e interno del casco.















La Anatomía y Fisiología del casco








¿Cómo encaja el casco en la anatomía y la fisiología del caballo?

El mejor lugar para empezar es con una comprensión básica de cómo el casco se ajusta a la anatomía y fisiología del caballo. El órgano más grande (la estructura glandular) del caballo es el tejido dérmico, un voraz consumidor de nutrientes que incluye no sólo los cascos, sino también la piel, folículos pilosos, glándulas sudoríparas, las glándulas de aceite y las estructuras relacionadas. Debido a que estas partes comparten los mismos nutrientes y las necesidades de utilización, es imposible mejorar nutricionalmente la condición de los cascos sin lograr una mejora de crin, cola y el pelaje.

Los cascos sirven como un indicador fiable de la salud de la piel de su caballo.
Lo que diferencia a los cascos, y los hace más vulnerables que otras estructuras dérmicas, es su función. Debido a que sirven de barrera entre su caballo y los numerosos germenes del medio ambiente, los cascos son esenciales para la salud general de los equinos. Y, ya que muestran debilidad o defecto más rápidamente que las otras estructuras dérmicas (debido a su ubicación y función), los cascos también pueden servir como un indicador fiable de la salud cutánea de su caballo. Por supuesto, la atención diaria a los pies de un caballo es algo natural para la gente activa que se ocupa de sus caballos, ya que las consecuencias de no detectar los primeros signos de mala salud o trauma de los cascos pueden ser funestas.

 

La genética determina todas las características físicas y químicas del caballo incluyendo el casco.
Los cascos reflejan el hecho de que cada caballo es un individuo, con un hogar (medio ambiente), una familia (la genética), y una carrera (la disciplina) que afectan a su cuerpo y el nivel de atención necesario.

Usted puede tener dos caballos en el mismo establo, con la misma dieta, que compiten en la misma disciplina y nivel, con el mismo herrador, y uno tiene los pies sanos, y el otro apenas puede mantener las herraduras una semana seguida. En este caso, aun cuando la dieta es la misma, el culpable o chivo espiatorio sea probablemente la nutrición.
Esto es así porque dos caballos similares tienen muchas diferencias genéticas, la genética juega un papel importante en cómo los nutrientes son absorbidos y utilizados. Comience a variar la dieta o el medio ambiente, y la complejidad de la salud de los cascos y los cuidados adecuados se convierten en evidentes. 

Todos los caballos requieren determinados nutrientes como bloques de construcción.
La resolución de los problemas nutricionales pueden ser especialmente difíciles, ya que hay muchos nutrientes esenciales necesarios para la buena salud del tejido conectivo. Cuando los caballos tienen cascos de mala calidad debido a factores dietéticos,  puede ser difícil de determinar la causa exacta. Sin embargo, puede asumir que:

    1. que no reciben los nutrientes correctos,
    2. la absorción de ellos no es suficiente, o
    3. otro factor dietético está interfiriendo con la utilización de nutrientes.
      

Si su caballo se encuentra en la primera categoría, puede comenzar por asegurarse de que está recibiendo una dieta de alta calidad, bien equilibrada que consiste en forraje, cereales, y un suplemento de amplio espectro que proporciona todos los nutrientes que se sabe que son deficientes en un caballo con cascos de mala calidad.

Si no es la absorción de nutrientes o sufre de interferencias en la dieta, la información contenida en este documento le puede ayudar a resolver el misterio.

 

 

Seis sugerencias para el cuidado externo del casco

Siga los consejos de su herrador.

El recorte-aplomado y herraje debe de llevarse a cabo según lo recomendado por su herrador, dependiendo del nivel de trabajo, condición de los cascos, y la velocidad de crecimiento de la cuerna del casco. Como norma general, ningún caballo debe de quedar sin ser recortado – aplomado más allá de las ocho semanas. 

Con el crecimiento excesivo de la cuerna sin recortar, se altera el equilibrio del casco de manera espectacular, en el mejor de los casos se disminuye la zancada o tranco, la comodidad y el rendimiento del caballo, en el peor de los casos, causa daños estructurales permanentes y cojera. 

Mantenga su caballo en una cama limpia y seca.

Los caballos estabulados deben albergarse en espacios limpios, con cama seca, retirando la cama sucia en un mínimo de una vez cada 12 horas. El amoníaco de las heces y orina  y las camas en descomposición son muy destructivas para los cascos.

Húmedo-Seco-Húmedo-Seco… 

Un ciclo que es especialmente malo para los cascos, y difícil de controlar si se trata de la madre naturaleza si cambia los pastos de embarrados a desérticos y a embarrados de nuevo. Sin embargo, si se monta constantemente en una pista de arena y luego bañamos el caballo para ponerlo inmediatamente después en un box con cama de paja o viruta, estamos perpetuando las grietas, cuartos y razas, que puede acompañar a los cambios rápidos de humedad en el casco. Y si, además, lo estamos duchando con jabón o champú, estamos eliminando los aceites y ceras naturales que hacen estanco (water-proof) el casco. ¿Qué hacer? 

Mantenga los cambios de humedad a un nivel mínimo, y considere el uso de una aplicación tópica que SELLE el casco en su correcta cantidad de humedad y que, sin embargo, también permita el paso del oxigeno. 

Limpie los cascos antes de montar.

La limpieza de los cascos de su caballo debe ser una tarea diaria, especialmente antes de montar. Esto puede evitar desagradables magulladuras por piedras y podredumbres por infecciones bacterianas que se comen la suela y ranilla. Tenga cuidado de limpiar las lagunas o ranuras en ambos lados de la ranilla, ya que es donde las piedras y las bacterias tienden a situarse.

La excepción a la limpieza diaria es si su caballo permanece en el pasto y descalzo, o tiende a rellenarse la concavidad de la suela con materias “limpias”. Existen algunos buenos argumentos de que una materia “limpia” o un relleno de de tierra o arcilla sirven de apoyo a la ranilla y hace bien al casco. Sólo recuerde, si no efectúa una limpieza diaria a los cascos de su caballo, es posible que no se de cuenta cuando se desarrolla un problema hasta que este cojo.

Un olor nauseabundo es un indicador de putrefacción.

Si detecta un olor a podrido cuando limpia los cascos de su caballo, probablemente hay

podredumbre de ranillas. Todos los caballos están expuestos a la podredumbre, es una bacteria que está siempre presente. La podredumbre o candidiasis son bacterias oportunistas que se  multiplican  en ausencia de oxígeno y con la presencia de residuos.

No utilizar sulfato de cobre, tintura de yodo, cristales de yodo o una solución de lejía o aguarrás, todos son remedios altamente perjudiciales contra la podredumbre ya que actúan como sellantes, fomentando el crecimiento anaeróbico de las bacterias. En su lugar se puede utilizar yodo orgánico, como povidine, combinado con un agente penetrante de ablandamiento en diluciones adecuadas y que se aplican en un casco limpio y seco. Por supuesto, los casos crónicos o graves deben ser atendidos siempre por su veterinario o herrador.

Y hablando de remedios para el casco …

Recuerde que, por muy duros que puedan parecer los cascos, aproximadamente son un 95% de proteína, más o menos lo mismo que su propio cabello y piel, y por lo tanto, tan susceptibles de ser dañados. Una gran regla de oro es evitar cualquier casa comercial o recurso que contengan disolventes, ingredientes que puedan alterar las  proteínas, o cualquier cosa que los precinte o deje fuera del casco el oxígeno. También debe evitar soluciones que contengan grasa de tractor y ejes, aceite de motor, alquitrán de pino, formaldehído, acetona y aguarrás.

 






Doce sugerencias para el cuidado interno (nutrición) del casco





Sal y bloques de sal mineralizada con elementos traza …
La sal y los elementos minerales traza no deben de ser administrados en forma combinada, ya que las necesidad de ellos en los caballos son muy diferentes. El requerimiento de sal, más allá que las necesidades metabólicas, se basan casi exclusivamente en la cantidad de sudor del caballo, mientras que los minerales traza son una necesidad metabólica, y son relativamente constantes independientemente del ejercicio y la temperatura ambiente. Cuando la sal y los minerales traza se suministran conjuntamente en forma de bloques o polvo, los caballos son alimentados por la fuerza con minerales traza en función de sus necesidades de sal. Esto puede ser peligroso, los minerales traza no son fáciles de eliminar, y pueden elevarse a niveles tóxicos para el sistema del caballo. ¿Qué podemos hacer? Suministre heno de alta calidad, un único suplemento alimenticio equilibrado, y cereales en grano tanto como sea necesario ya que la mayoría de los caballos reciben más que suficientes cantidades de minerales traza. Sin embargo, generalmente es una buena idea  proporcionar a los caballos sal a granel a su libre gusto para garantizar que sus necesidades de sal están cubiertas. ¿Por qué no suministrarles sal en bloques? Los bloques están destinados a la áspera lengua del ganado; las lenguas de los caballos son demasiado suaves como para lograr lamer suficientemente. No obstante, hay caballos adictos  que pueden tragar grandes cantidades, lo que crea una abundancia de orina que destruye el casco (exceso de sal = exceso de sed).

No se debe de alimentar con salvado en presencia de problemas de casco.
Ya sea de trigo, arroz, avena u otros cereales, el salvado contiene fitatos, que tienen un alto contenido de fósforo. El fósforo bloquea la absorción de calcio en el intestino delgado, creando unas deficiencias sistémicas de calcio y socavan la salud del casco. Si se está alimentando con salvado para regular la consistencia de la materia fecal, utilice en su lugar pulpa remojada de remolacha azucarera. Si se está alimentado con salvado para prevenir cólicos de arena (muchos informes indican que el salvado no es eficaz para esto), el plantago psyllium es una mejor y contrastada solución.

En la mayoría de los casos la biotina por sí sola no es suficiente para corregir cascos de mala calidad.

Es sólo uno de los muchos nutrientes que necesita el caballo adulto. De hecho, se dice que los caballos adultos no tienen necesidad de dietas con biotina excepto en el caso de trabajo bajo condiciones de estrés, tales como las condiciones de trabajo intenso, viajes, estar estabulados durante largos períodos o estar alimentados con una dieta de baja calidad. E incluso en estas condiciones, la deficiencia de biotina es relativamente poco frecuente, y suele estar acompañada por muchas deficiencias dietéticas.

La suplementación de biotina
Los caballos que responden a la administración de suplementos de biotina por sí sola (aproximadamente el 5% de aquellos con la mala calidad de cuerna) muestran grandes agujeros en las capas ultraperiféricas de la pared cuando se ven bajo un microscopio. Las capas interiores de la pared por lo general no son afectadas. Sin embargo, nuestros recientes estudios indican que una mayor cantidad de biotina ayuda al casco cuando hay presencia de laminitis.

La metionina, prolina, glicina y glutamina …
son algunos de los principales bloques de construcción de tejido conectivo sano, o colágeno. El cobre y la vitamina C también son necesarios, ya que sirven como catalizadores en la formación de  cuerna fuerte y sana. Si se pretende obtener unos cascos saludables, debremos de suministrar todos estos nutrientes a través de la dieta o de suplementos.

Los ácidos grasos esenciales …
son necesarias para pelaje brillante y sano, , así como para el correcto mantenimiento de la humedad y flexibilidad de la estructura del casco. Su caballo puede obtener estos ácidos grasos desde el grano, aceites de granos sin procesar, soja cocidas, o la lecitina que se encuentra en granos procesados y suplementos.

Un casco sano requieren zinc …
para la prevención de defectos de queratina, el duro material que se encuentran en las capas externas del casco y la piel. Si la queratina no está bien formada, el casco será blando y quebradizo. Usted puede proporcionar la cantidad adecuada de zinc a través de la dieta o de suplementos.

Selenio …
algunos creen que el selenio ayuda a crear cascos más saludables. En realidad, nadie conoce los estudios definitivos que confirmen estas teorías. De hecho, suministrado en cantidades elevadas, el selenio causa un crecimiento de casco excesivo y de muy mala calidad, y puede ser muy tóxico. Debido a que la deficiencia de selenio puede causar problemas musculares, la administración de suplementos debe ser manejado con cuidado y bajo la dirección de su veterinario que puede vigilar los niveles a través de los análisis de sangre.

Los caballos de más edad suelen tener problemas para masticar …
Combine esto con su menor eficiencia de metabolización de los nutrientes, y obtendrá un caballo que necesita cuidados especiales. Usted puede tratar de alimentarlo con heno y / o con copos de avena al vapor debido a la casi ausencia de sus dientes superiores, y seguir proporcionándole un  ejercicio regular y adecuado para su salud y condición. Además, los cuidados veterinarios de rutina y del herrador se vuelven aún más críticos … los caballos de edad suelen tener problemas de tiroides que puede provocar una mala salud del casco y un pelo sin brillo.
Si su caballo no mastica adecuadamente su alimentación, no esta obteniendo los nutrientes necesarios. Hay muchas causas para mala masticación, pero la más común es el uso desigual de los molares que provoca puntas afiladas. Examine el estiércol del caballo vigilando si hay grano entero o heno en tallos superiores a ½ cm. de longitud, y observe también el goteo excesivo de los piensos por la boca, o una inusual sensibilidad a los bocados y filetes. Estos son signos de que los dientes no están haciendo su trabajo, y requieren la atención de su veterinario o dentista equino.

Los caballos enfosados requieren un cuidado especial …
por lo general buena calidad de heno de hierba, poco o nada de grano (mantener un peso saludable), agua a libre elección y sal a granel, junto con un suplemento bien equilibrado para una nutrición adecuada. Sin embargo, cada caballo enfosado es un mundo, y deben de consultar a su veterinario y su herrador.

"Fáciles de mantener" …
o caballos que mantienen el peso con poco más que hierba verde y heno, puede ser menos que fácil, ya que alimentarlos con demasiado abundante pasto o grano puede causar infosura, si bien no alimentarlos con suficientes nutrientes pueden causar mala salud del tejido dérmico o problemas de tiroides. La solución es muy a la de los caballos enfosados, heno de hierba de buena calidad, poco o nada de grano, la libre elección de agua y la sal a granel, y un bien balancead suplemento que incluya L-tirosina y yodo.

Suministrar sólo un suplemento …
a menos que este bajo la dirección de un veterinario. La mayoría de los suplementos, suministrados en conjunto con otros, pueden causar niveles tóxicos de algunos nutrientes. La respuesta esta en suministrar un solo y bien equilibrado suplemento.

Suplementos …
Es bueno tener en cuenta la rapidez en que se observan los buenos y malos cambios nutricionales en los cascos. Si su caballo tiene un notable problema de cascos, e inicia un programa de nutrición para resolverlo, debería ver una diferencia positiva que sale desde la banda coronaria dentro de las ocho a diez semanas tras el inicio. Si no es así, debe examinar de nuevo su programa de nutrición y manejo de inmediato con la ayuda de un nutricionista equino.







Life Data Labs, Inc. 






















Customer Service UK










CService@LifeDataLabs.com


P.O.Box 349, Cherokee,
Alabama 35616, USA




















Life Data Labs.

¿Que es un absceso?

Un absceso es una infección bacteriana localizada en las delicadas estructuras del casco.





1. Que es un Absceso

       
Un absceso es una infección bacteriana localizada en las delicadas estructuras del casco. Se produce un fluido purulento (pus) como una reacción del cuerpo de los caballos a la infección. El pus se acumula entre las queratinizadas capas germinales de la pared del casco. Como el casco no puede expandirse, el aumento de la presión del pus recogido dentro de la cápsula del casco causa importantes dolores.

El pus tomará el camino de menos resistencia para aliviar la presión y si se deja sin tratamiento, por lo general irá hacia arriba de la pared del casco, para salir por la banda coronaria o los bulbos del talón.

La mayoría de los abscesos se encuentran en la suela o palma del casco, pero los abscesos se pueden localizar en otras partes.

2. Como detectar un Absceso

Los signos típicos de un absceso incluyen unaa repentina y severa cojera y dolor. El caballo soporta  muy poco o ningún peso sobre la pata que tiene el absceso o puede caminar sobre las pinzas del casco.

Otros signos incluyen calor en la extremidad o en el casco, un aumento del pulso digital, y puede incluir una pata hinchada y / o fiebre. Los tendones de la pierna afectada puede volverse sensibles por el dolor e hinchados debido a la congestión de los vasos sanguíneos.

Según avanza el absceso, la infección y la presión de fluido purulento (pus) por su acumulación en el casco a menudo causa un severo dolor hasta que la infección sube por la pared del casco y revienta por la banda coronaria, los bulbos del talón o por la suela.

3. Causas de un Absceso

Los abscesos puede ser causados por un objeto afilado que penetra en la suela del casco (por ejemplo un clavo), problemas en la corona debidas a la disminución del flujo sanguíneo, o por bacterias que migran desde las fisuras y cuartos en la línea blanca.

La penetración de la suela por un objeto afilado no es el escenario más común para un absceso. Más a menudo, un absceso es el resultado de una zona de compresión de la corona o del cartílago lateral y aún con mayor frecuencia debido a la introducción de bacterias y humedad en el casco.

Si la corona dañada es la causa, el escenario del absceso se inicia con la muerte de los tejidos internos del casco debido a la compresión y el escaso y disminuido flujo sanguíneo. Una vez que el flujo sanguíneo vuelve a la zona, el tejido muerto se expulsa a través del pus.

Si el absceso es causado por bacterias que migran al pie desde el exterior, una partícula de arena o tierra entra en la suave línea blanca y se fija en la láminas sensibles del interior del casco, lo que resulta en una infección en el interior del casco. La infección puede viajar hacia arriba del casco y salir por la corona o quedarse cerca de la suela. Un absceso también puede darse bajo las barras del casco.

La infección puede entrar como resultado de un clavo arrimado, clavado demasiado cerca de la línea blanca, un pared del casco defectuosa o una separación de la pared del casco. Los caballos que son herrados normalmente y que pasan a estar descalzos tienden a tener una mayor disponibilidad de  desarrollar un absceso hasta que este se vuelve más fuerte.

Otros factores menos comunes pueden también causar un absceso, y muchas veces no se conoce la causa exacta o punto de origen.

4. Diagnóstico de un Absceso

Los abscesos puede ser diagnosticados examinando el calor y dolor en los cascos, hinchazón en la cuartilla y por la presencia de un pulso digital arterial muy marcado.

Si el caballo esta herrado, se deshierra y se limpia el casco. Las tenazas de sondeo se utilizan a menudo para comprobar en los caballos la sensibilidad a la presión en determinadas zonas del casco para localizar el punto de origen.

5. El tratamiento de un Absceso


Mientras que un absceso pueden sanar por sí solo, esto no es lo recomendable. Un absceso puede ser extremadamente doloroso para el caballo y el proceso de curación durara mucho más tiempo si no se interviene. Se recomienda que trabaje con su veterinario y / o herrador para diagnosticar y tratar un absceso.

Si el caballo esta herrado, normalmente se deshierra. Entonces, se limpia el casco cuidadosamente y en profundidad y ya podremos utilizar una tenaza de sondeo para ayudar a localizar el punto de entrada y determinar mejor la ubicación del absceso.

A menudo se identifica una línea negra y hay que seguir esta línea para localizar la zona infectada. Utilizando una legra o legra de anillo se practica un pequeño agujero en la suela del casco para permitir el drenaje y proporcionar alivio por la presión del fluido. Cuando la presión acumulada por el pus atrapado se libera de la cápsula del casco, que suele ser de color negro o marrón exudado, se evacua del sitio y el caballo experimentará cierto alivio inmediato.

Si el punto de origen y el absceso no pueden ser identificados o la infección es demasiado profunda, (el absceso puede estar muy profundo en el talón / ranilla / candados o barras), no se practicaran cortes ni agujeros. Los agujeros grandes o demasiado profundos puede ser más perjudiciales que beneficiosos para el tratamiento. Si no podemos hacer un agujero de drenaje en condiciones o no puede drenar suficientemente el absceso, entonces lo más probable es que el absceso se desarrollará y subirá hasta la banda coronaria y el pus saldrá por allí…. un proceso más lento y doloroso para el caballo.

Indistintamente de que se haga un agujero o no, es importante mantener los cascos lo más limpios y protegidos que sea posible y aplicar un cataplasma tipo “Animalintex”. Si no se hace el agujero, el cataplasma puede ayudar a reblandecer la suela. Si se hace un agujero de drenaje, entonces es imperativo protegerlo y mantenerlo limpio mientras el absceso se vacía sana el casco. El cataplasma aplicado a la parte inferior del casco puede ayudar a tirar de cualquier resto de la infección y ayudar a prevenir que el absceso suba hacia la corona.

Un protocolo estándar recomendado para el tratamiento comienza con la aplicación de un cataplasma con sales de Epson en la suela del casco. Las Sales de Epson son soluciones osmóticas y "separan" el absceso, tirando de la infección bacteriana del casco.

El casco es entonces envuelto y colocado en una bota especial para tratamientos para ayudar a amortiguar y proteger el casco y para garantizar que la suciedad y el estiércol no puedan entrar  en contacto con el agujero y los tejidos delicados.

Si el cataplasma se aplica inmediatamente después de haber drenado el pus del casco, el caballo debe de recuperarse entre dos y cuatro días.

6.Lo que puede hacer


Para ayudar a disminuir las posibilidades de que su caballo tenga un absceso, lleve un programa regular de mantenimiento con su herrador o aplome a su caballo periódicamente. A menudo, los cascos demasiado largos o con barras exageradas son más propensos a los abscesos.

Actuar con prontitud para tratar un absceso, ya que el proceso de curación por lo general puede verse  acelerado si se interviene con relativa rapidez.

Esté preparado. Asegúrese de entender los signos de un absceso y tenga a mano los suministros necesarios a administrar para un tratamiento rápido y efectivo.








 
 
 




Eki

LA ENFERMEDAD DE LA LÍNEA BLANCA

Conócela y aprende a detectarla.

Es una infección por hongos y/o bacterias que afectará a las funciones del casco y puede ser causa de varios problemas, como el deterioro serio del mecanismo del casco, el crecimiento y la calidad de la córnea. El propietario raramente notará sus efectos antes de que la enfermedad sea visible, pero para entonces, habrá alcanzado una fase avanzada.

   

   
Lo primero que se daña con esta enfermedad es la Línea Blanca (de ahí su nombre), y el daño aumenta a medida que avanza la enfermedad ya que es la parte más abierta y vulnerable de la estructura. Aunque no sea inmediatamente visible, las demás partes del casco también se ven afectadas.

1. Pared: parte exterior de la estructura, fuerte y elástica.

2. Línea Blanca: "línea" que une el tejido vivo y la córnea a través de la que se introducen los clavos de la herradura del caballo. Es muy blanda y abierta (tubular).

3. Palma o suela; es más fuerte que la línea blanca pero menos que la pared.

4. La ranilla.

Estos cuatro componentes forman la estructura de unión del casco. Si uno de ellos se ve dañado por micro-organismos, la conexión en el casco se rompe y la posición con relación a la extremidad se ve alterada.

Si una infección de este tipo no se detecta y trata a tiempo se extenderá y podrá ser causa de tensión en:

- Tendones y ligamentos.
- Articulaciones.
- Bolsa podotroclear.
- Hueso del navicular.

Esto aumenta las probabilidades de:

- Enfermedad Navicular.
- Úlceras en el casco. 
- Tendinitis.
- Desgaste de articulaciones.

Eki