Clinic de Herraje y Anatomía en Cantabria y Asturias

Como sabréis, la semana pasada organizamos varios cursos de Herraje y Anatomía en la zona de Cantabria y Asturias.

El día 1, miércoles, nos reunimos en la Yeguada Militar de Ibio, en Cantabría y los días 2 y 3, jueves y viernes, nos desplazamos al Centro Deportivo El Forcón de Avilés, en Asturias.

Los Clinic fueron impartidos por Arturo Martí Brull y a pesar de que el temario fuera modificándose a las necesidades de los participantes, por la mañana impartió una charla teórica sobre anatomía básica del pie del caballo, posterior forjo varios tipos de herraduras y para terminar bien la mañana herró un caballo. Ya por la tarde, fueron los participantes del curso quienes se pusieron manos a la obra y fueron ellos los que herraron y forjaron.

Agradecer a todos los participantes su alta participación y ganas de aprender, a la Yeguada de Ibio y a el Centro Deportivo El Forcón por cedernos sus instalaciones a Juan Daniel Diaz de la Llana por su colaboración y a Arturo por enseñarnos tanto en cada curso.

 

 

Requisitos necesarios para iniciarse como herrador de caballos

Contar con los conocimientos teóricos sobre la anatomía del pie del caballo, sus balances, su biomecánica; sobre herraduras normales, terapéuticas y ortopédicas, etc. no basta para comenzar a ejercer la profesión de un día para otro.

Existe un ingrediente fundamental que necesita ser tenido en cuenta, y que la ausencia de éste puede impedir que alguien llegue, siquiera, a la puerta de entrada de la carrera como herrador de caballos.

Comúnmente, quienes desean ser herradores por amor al oficio, cuentan con la base necesaria para ello. Pero existe un número de personas que ingresan al oficio sólo por intereses económicos, estos suelen llegar a un punto donde se dan cuenta que les falta algo, y es ese ingrediente fundamental y necesario que se aloja muy dentro de cada persona: Es el conocimiento sobre el caballo como especie.

Debido a que el oficio forma parte de uno de los trabajos más insalubres, sucios y riesgosos, quien lo tome como sustento de vida debe saber que para lograr una continuidad en el tiempo es necesario contar con previos conocimientos sobre el caballo como especie, además de cierta pasión por el trabajo físico extremo, con cierta dosis de riesgo.

Aquella persona que no haya convivido previamente con caballos, se encontrará con una gran dificultad a la hora de combinar los conocimientos teóricos con la forma de llevarlos a la práctica.

Durante mis cursos de capacitación, he trabajado con alumnos con deseos de aprender el oficio sin contar con conocimientos previos sobre el caballo como especie. Pues se enfrentaban a un problema.

Aquel que posee dificultades para agarrar un caballo en el corral o en el box, cuenta con uno de los mayores impedimentos: la total ausencia de la base que permite iniciarse en el oficio. Conocer al caballo como especie.

Es muy difícil herrar el pie de un caballo sin saber qué es un caballo, sin saber cómo piensa, cuanta fuerza posee y en qué momento la emplearía, cuáles son las consecuencias de una patada, un mordisco o un manotazo, cómo se anticipa una agresión; sin saber si se encuentra en la categoría de caballos mansos, rebeldes, agresivos, asustadizos, etc. Son un sinnúmero de variantes que una persona que ha convivido con caballos las lleva y reacciona ante ellas de forma casi innata. Y son estos conocimientos básicos previos, que permiten a todo herrador iniciarse y mantenerse en el oficio.

Además, como ingredientes secundarios, se encuentran todos los conocimientos sobre el pie en sí, el aplomado, la forja, etc. Pero sin una sólida base sobre lo que rodea al caballo como especie, será muy difícil un inicio y permanencia en el oficio. Conjuntamente, quien desee contar con esta base, debe comprender que para ello se necesita de cierto amor y pasión hacia el caballo.

Quien ya cuenta con esta fundamental base de conocimientos, puede ingresar al campo de batalla, donde el próximo obstáculo a superar es lograr el suficiente entrenamiento físico, con el fin de poder llevar a cabo el trabajo de herrado, propiamente dicho, considerando que el herrador, emplearía la técnica de trabajar solo, sin ayudante.

Quien no logra separar mentalmente la sujeción del caballo del trabajo de sus manos, no podrá concluir en un trabajo correcto. Para ello, debe superar la etapa de entrenamiento muscular y de técnica de posiciones y sujeción del pie del caballo.

Por esa razón, quien se inicia en el oficio, debe atravesar por las etapas básicas, pero indispensables.

Sacar herraduras, limpiar el casco y cortar sus partes sueltas, escofinar su cara dorsal, realizar las terminaciones, etc. Estos trabajos, tediosos al principio, permiten al principiante adquirir la destreza necesaria para luego poder ingresar a las etapas más complejas.

El comenzar a desherrar enseña a sujetar el pie del caballo, a soportar la posición de cuclillas, y por sobre todas las cosas, a separar lo que es sujeción del pie del trabajo con las manos.

Quien desee realizar un correcto recorte de casco, debe olvidar que se encuentra sujetando el pie del caballo. Es imposible emparejar correctamente un casco si las piernas tiemblan por cansancio. Así como es muy difícil realizar un acabado correcto si los músculos de la cintura no soportan la posición requerida.

Asimismo, la habilidad manual llega con el tiempo. Si bien es un trabajo que, a simple vista, se observa rudo, torpe y de poca práctica, en realidad, es un conjunto de técnicas que requieren de gran destreza manual y de tiempo para adquirirla.

Cada herramienta debe ser correctamente utilizada para que cumpla la función debida, y ello se aprende de a poco, paso a paso.

Quien respeta los pasos de aprendizaje puede tener la certeza de que se encuentra bien encaminado hacia un futuro prometedor.

En algunos países existen escuelas de herradores que incluyen un gran tiempo de práctica. Los herradores egresan con los conocimientos necesarios para comenzar a trabajar y ganar clientes.

Pero, donde los cursos son de corta duración y sólo ofrecen al estudiante los conocimientos básicos del oficio, es necesario realizar la práctica correspondiente, con el objetivo de adquirir experiencia y capacidad necesaria, para salir, luego, a ganarse la vida por cuenta propia, aceptando a su vez, que cada día posterior será un día de prueba y aprendizaje, una invalorable oportunidad de juntar experiencia en la realidad del campo.

Es aquí donde los herradores profesionales y con años de oficio, debemos permitir que esto suceda, con el objetivo final de dar lugar a nuevos y futuros herradores, a nuevas ideologías y a la gran oportunidad que significa el tener a alguien detrás, como motor que impulsará nuestro propio crecimiento profesional.

 

Original de Daniel Anz

 

ENTENDIENDO EL ARTE DE UN BUEN HERRAJE

A medida que mi aprendizaje como herrador progresa, estoy recibiendo una lección de humildad sobre el nivel que se necesita para herrar bien un caballo. Supongo que es ahora cuando empiezo a entender de verdad el arte de herrar, y eso que llevo 2 años y medio de aprendiz. Estoy empezando a  dominar algunos aspectos del oficio, pero me queda un largo recorrido hasta conseguir dominar todos. De hecho, un buen herrador siempre te dirá que nunca llegará a dominar todos los aspectos de este oficio pero que seguirá intentándolo.

Estoy empezando a hacer más herrados en caliente y una cosa es colocar una herradura en un pie en el que encaje y otra muy diferente poner una herradura y hacer que pie y herradura se adapten aportando el soporte adecuado.

El daño se puede hacer al no tomar en cuenta la cápsula del casco, lo que intenta hacer y la conformación general del caballo. ¿necesita un lado del casco mayor apoyo que el otro? Que pasa si el casco necesita apoyo pero el caballo es conocido por perder herraduras? ¿cómo equilibras las necesidades de la cápsula del casco con el comportamiento y el movimiento del caballo?

Poner el ajuste correcto de hierro en el casco es la clave de un buen herraje y muchas veces implicará comprometer el ajuste idóneo con la necesidad de mantener las herraduras durante un ciclo herraje.

Debo admitir, que estoy un poco perdido en estos compromisos, y feliz por poder herrar un caballo sin dañarle a él ni a mi mismo. Bueno, en realidad, todavía no he completado una jornada de trabajo sin dañarme a mi mismo! Mi manos y mis brazos están llenos de quemaduras y pinchazos de clavos, pero supongo que es un buen indicador de mi nivel de competencia (o incompetencia!)

Roland

TRADUCIDO POR EKI

www.twitter.com/nagsandnails 

Publicado en: horseandhound.co.uk 16 septiembre 2013
Para leer más:  http://www.horseandhound.co.uk/blog/rolands-nags-and-nail-the-art-of-shoeing/#f0tkEoR4Vm9yuKOR.99

 

DVD El casco por fuera y por dentro

Acceso gratuito al DVD en Español: El Casco por Fuera y por Dentro

DVD en Español El casco por fuera y por dentro (descarga gratuita)

La comisión del Welfare and Safety of the Racehorse Summit’s Shoeing and Hoof Care Committee ha publicado en español una versión de su DVD educativo, The Hoof: Inside and Out, titulado, El Casco: Por Dentro y Por Fuera.

"Las personas que hablan español constituyen un importante porcentaje de los cuidadores de los caballos, por lo que es natural y en el mejor interés de la industria para proporcionar una versión en español de nuestro DVD del cuidado del casco" , dijo Bill Casner, propietario / criador y presidente del Summit’s Shoeing and Hoof Care Committee. "Esperamos que la versión en español se asuma con tanto entusiasmo como la original en inglés, porque ayudará a mejorar la atención que nuestros caballos reciben a diario. El Casco: por dentro y por fuera fue lanzado en junio de 2009. Desde entonces se han distribuido más de 1.000 copias en DVD y la versión en línea ha sido descargada más de 2.500 veces por personas en 57 países.

Tanto las versiones en inglés y español-se puede descargar sin cargo desde: Oprima aquí

Los 65 minutos DVD incluye siete secciones:

* Introducción y visión general

* Bienestar y Seguridad del Pura Sangre de Carreras

* Fisiología – La extremidad equina

* Cuidados básicos y recorte de cascos

* Los fundamentos del herraje de caballos

* Tipos de herraduras

* El papel del herrador y la comunicación (con preparadores y propietarios)

 

El DVD contiene las ideas de varios expertos del casco y profesionales de la industria, incluyendo Mitch Taylor, director de Kentucky Horseshoeing School, y los prominentes herradores con sede en la misma escuela de Kentucky, Steve Norman y Tipton Colby; El Dr. Scott Morrison de Podiatry Center at Rood and Riddle Equine Hospital; Dr. Sue Stover de la University of California-Davis School of Veterinary Medicine; Dr. Mary Scollay, doctor veterinario y director de Kentucky Horse Racing Commission; el entrenador y ganador del Kentucky Derby John T. Ward; el criador y ganador de carreras de Pura Sangre Bill Casner; y el presidente de la Grayson-Jockey Club Research Foundation Ed Bowen. Para información adicional sobre el congreso “Bienestar y seguridad del caballo de carreras” está disponible la página Web del congreso: www.grayson-jockeyclub.org/summitdisplay.asp.

Información facilitada por: hoofcare.blogspot.com

Eki Herrajes

EQUILIBRIO Y BALANCE DEL CASCO

Cuando pensamos en equilibrar el casco del caballo debemos tener en cuenta tres dimensiones o aspectos principales

EQUILIBRIO Y BALANCE DEL CASCO
 
Edward Daniel Calle Torres
Medico Veterinario y Zootecnista, Mg.
Herrador Profesional
 
 
Cada vez que se imparte un seminario, taller o una conferencia sobre herrados, siempre sale a relucir un comentario seguido de una pregunta de rigor, “tengo un caballo que volea las manos, ¿de donde le saco al casco?” Y como es lógico, a una pregunta de este tipo solo cabe una respuesta igual, “Se le saca de donde le sobre pero sin desequilibrar el casco, ni la pisada del caballo, es decir, se debe equilibrar el casco de acuerdo a la conformación del caballo”; los asistentes se quedan pensando y luego viene otra pregunta, ¿Cómo se hace eso? Ahí esta el meollo del asunto, una frase fácil de decir para una acción un tanto difícil de ejecutar y mucho mas de explicar, sin embargo, tratare de explicar de la mejor manera que se debe hacer para equilibrar y balancear un casco de acuerdo a la conformación del caballo.
 
Cuando pensamos en equilibrar el casco del caballo debemos tener en cuenta tres dimensiones o aspectos principales. Estos son: Aspecto dorsal (figs. F y G), aspecto lateral (figs. D y E), y el aspecto ventral (Figs. A, B y C). Aunque todos son importantes, siempre vamos a tener una prioridad, dicha prioridad es la manera en que el caballo ejecuta su pisada, por tal motivo, el aspecto o zona que reviste mayor impacto en el andar del caballo es el ventral, le sigue en importancia el lateral, luego el dorsal; este ultimo es el que se va a observar directamente y será el blanco de todas las criticas una vez terminado el trabajo, sin embargo, es el que reviste menor importancia, su relevancia se fundamenta en gran parte en lo estético, con un aporte sustancial en el balance de la masa necesaria para equilibrar el centro de gravedad.
 
 
ASPECTO VENTRAL
 
Una vez observado el caballo en sus diferentes formas de desplazamiento, procedemos a revisar los desequilibrios que se presenten, empezando por el ventral, debemos tener en cuenta puntos de referencia tales como: los talones, la línea blanca, las pinzas o lumbres, el vértice y el surco central de la ranilla, así como, el espesor de la pared o muralla a nivel de talones y cuartas partes (figs A, B y C). El primer paso es el de demarcar la circunferencia del casco para determinar su forma, luego tomamos puntos de referencia iniciando con una línea que divida el casco en dos partes con una orientación de anterior a posterior pasando por el medio del surco central de la ranilla, dividiendo el vértice de la ranilla en dos y llegando desde los bulbos o pulpejos hasta las lumbres o pinzas, posteriormente trazamos dos líneas transversales, una en las lumbres y que vaya de hombro a hombro a nivel de la línea blanca, otra de talón a talón y que atraviese la parte posterior de la ranilla; luego unimos un extremo de la línea transversal de las lumbres con el extremo opuesto de la línea de los talones, lo que genera dos líneas adicionales que se cruzan, y por ultimo, trazamos una línea transversal que vaya desde los extremos mas anchos (cuartas partes) del casco y cruce las líneas anteriores; esto divide el casco en varios triángulos (zonas o cuadrantes). En el casco desequilibrado dichos triángulos o cuadrantes serán irregulares y de mala distribución y las líneas que se cruzan no tienen un punto (centro) común (fig. A), esto nos indica que el centro de gravedad del casco esta desviado y que la fuerza de la palanca (torque de fuerza) será ejecutada hacia el sitio donde tenga mayor masa o peso, lo que generará un movimiento exagerado o acentuado hacia donde esté ubicada dicha masa. Teniendo en cuenta la forma del casco, el desequilibrio del mismo y el desplazamiento del centro de gravedad procedemos a realizar el desvase o recorte del casco, esto lo hacemos retirando el peso adicional que tiene en el lado de mayor masa. Una vez realizado el recorte del casco, los cuadrantes deben tener una forma muy similar y de un tamaño muy parecido y las líneas que se cruzan deben pasar por un mismo sitio (fig. B). Teniendo el casco recortado procedemos a hacer el adobo (arreglo) de la herradura haciendo las modificaciones a que tenga lugar para poder balancear el casco y mejorar el desplazamiento del caballo, procedemos a ajustar la herradura contra el casco y luego clavamos y fijamos la herradura, en este proceso la herradura debe conservar la forma que se le dio al casco y suplir las deficiencias que no se pudieron mejorar con el recorte, de tal forma que los cuadrantes (triángulos) opuestos queden lo mas parecido posible, es decir, mas o menos de la misma forma y área, de igual manera, las líneas deben cruzarse en un punto común posicionando el centro de gravedad del casco en un lugar mas natural y apropiado. Una vez logrado esto ya tenemos el equilibrio ventral o de pisada del caballo. Tenemos que recordar que al realizar el equilibrio ventral o de pisada también debemos tener en cuenta el equilibrio lateral para realizar el recorte del casco en forma adecuada.
 
ASPECTO LATERAL.
 
Al equilibrar el aspecto lateral lo que buscamos es que el eje cuartilla casco (fig D y E) sea lo mas recto posible sin crear ángulos en la unión del casco con la piel (corona), este eje va desde el centro lateral del menudillo hasta la parte ventral del casco que contacta con la superficie de apoyo y en forma paralela a la pared dorsal de la cuartilla y del casco. Cuando el casco esta desequilibrado, el eje cuartilla casco forma ángulo (hacia delante o atrás) a nivel de la corona (fig. D) generando tensiones excesivas sobre los flexores (eje cuartilla casco quebrado hacia atrás) o sobre la apófisis extensora de la tercera falange o sobre los extensores (eje cuartilla casco quebrado hacia delante). Para lograr el equilibrio lateral del casco en consonancia con el equilibrio ventral y el dorsal debemos recortar la parte del casco que este sobrando, ya sea en las pinzas o lumbres cuando el eje cuartilla casco esta quebrado hacia atrás, o en los talones cuando el eje cuartilla casco este quebrado hacia delante. Con lo anterior buscamos que dicho eje quede lo mas recto posible y paralelo a la línea dorsal de la cuartilla y de la pared dorsal del casco, generando una postura mas natural y con mayor comodidad en el desplazamiento del caballo. Se debe tener en cuenta la postura del caballo al momento del recorte del casco para poder diferenciar si el ejemplar tiene un defecto de conformación o si el desequilibrio es causado por descuido en el herrado. Se debe realizar el recorte de un par isolateral, es decir, que se deben arreglar las manos o los pies simultáneamente para poder verificar que no existan diferencias marcadas entre un miembro y otro. Luego se procede a fijar la herradura adobada poniendo mucho cuidado que no se vaya a desplazar hacia los lados o hacia atrás. Cuando se haya logrado el equilibrio o lo mas parecido al equilibrio lateral y antes de fijar la herradura debemos de esbozar el equilibrio dorsal, que depende tanto del ventral como del lateral y se concluye una vez fijada la herradura con dos clavos, uno en cada lado a nivel de cuartas partes.
 
ASPECTO DORSAL
 
Como se dijo antes, es el de menor importancia, pero el que se va a observar directamente y el blanco de todas las criticas, es decir, que es el que deja como un campeón al herrador o simplemente como uno mas que “no pudo arreglar el caballo”. Un casco desequilibrado en su aspecto dorsal tendrá mayor masa hacia un lado del casco con respecto a su eje axial o central y provocará que el casco ejecute un vuelo mayor hacia el lado donde este ubicada dicha masa. Para lograr el equilibrio dorsal debemos tomar primero el arreglo ventral del casco y tomar el espesor de la muralla o pared a nivel de los talones y cuartas partes y continuar con este mismo espesor alrededor del casco, una vez logrado el espesor deseado, procedemos a adobar la herradura de acuerdo a la forma que se obtuvo del casco y compensando la pequeñas variaciones del mismo. Fijamos la herradura y procedemos a escofinar la pared dorsal del casco hasta donde el borde de la herradura lo permita, con esto garantizamos un arreglo parejo de la muralla o pared sin extralimitarnos y sin dejar sin protección los elementos internos del casco, de igual manera, garantizamos que entre la línea blanca y la parte externa de la pared dorsal haya suficiente sustancia para sostener los clavos remachados y por consiguiente la herradura. Una vez escofinada la pared dorsal el casco y al ser este, dividido por un eje central, el casco debe quedar repartido en dos partes mas o menos iguales y sin que se vea torcido o desviado hacia el lado contrario al que esta desequilibrado.
 

Todo lo anterior solo es una breve explicación de cómo se logra equilibrar el casco, la verdad es que esta explicación debe complementarse con la practica rutinaria y con un análisis completo de la conformación del caballo, así como, de la disciplina deportiva para la cual ha sido diseñado o utilizado. Es supremamente difícil dar recetas milagrosas, por tal motivo, cada caso debe ser mirado como un individuo diferente y de esta manera tomar la determinación de la forma en la cual se va a arreglar el casco, y así mismo, como se va a adobar la herradura. Es probable que este articulo genere mas dudas en vez de resolverlas, pero es un inicio a la comprensión de cómo se debe herrar un caballo sin causar daños serios al hacerlo. El equilibrio del casco debe complementarse con el entendimiento de la biomecánica del movimiento del caballo en las diferentes velocidades de desplazamiento y de la forma en que interviene la palanca (miembro) y la influencia del centro de gravedad tanto del casco como del miembro que se desplaza o se apoya. Esto será objeto de otro artículo en el futuro. Recuerden que el objetivo de los artículos de “Herrar mas ciencia que arte” no pretenden ser dogma de Fé, su objetivo es el de crear conciencia alrededor de una practica ancestral, tradicional y en la mayoría de las ocasiones realizada de manera arbitraria y descuidada siempre en perjuicio del caballo y en detrimento de la credibilidad del gremio caballista por parte de los legos.

 

Bibliografía
 
Ruthe Hermann, Müller Heinrich, Reinhard Friedbert, Tratado de podología y arte de herrar, quinta edición, Editorial Acribia, Zaragoza España. (2.000).

Hickman John, Humphrey Martin, Manual y técnicas de herrajes de Hickman, Guía ilustrada completa, Segunda edición, Harcourt (1.999)

 

Seminarios, Talleres, Conferencias

Cursos de iniciación al herrado

Cursos profesionales

Cel. 3155738407

 

Edward Daniel Calle Torres