LA PREVENCIÓN DEL ARESTÍN O PUTREFACCIÓN

La limpieza diaria de los cascos no sólo sirve para luchar contra el arestín sino también para prevenirlo.

Pregunta: Tengo un caballo paint gelding de trece años y vivo en una zona muy húmeda últimamente. Mi caballo pasa todo el año en el exterior aunque tiene un cobertizo para refugiarse. Al mirar sus pies hoy, he notado que, en la proximidad del talón, la ranilla estaba blanda y blanquecina como la tripa de un sapo muerto.

Es mi primer caballo y no ha tenido problema alguno en los cascos desde que lo tengo hace dos años, excepto por la pérdida de herraduras. ¿Cómo debo tratar este problema y mantener sus cascos secos? En este momento lleva herraduras y protectores en los pies delanteros. Agradecería cualquier consejo.

                                                                       Amelia Palmer, e-mail

Respuesta: Su caballo puede que sufra de arestín en la ranilla a causa de la lluvia. Es una infección bacteriana de estos tejidos, especialmente en la hendidura o surco central. Se suele observar una exudación negra y maloliente en esa zona. El arestín se debe a una infección por bacterias gram-negativas anaeróbicas (no necesitan oxígeno para multiplicarse) y suele ser benigno, pero en ocasiones la bacteria pude afectar a tejidos sensibles y provocar una infección prolongada y cojera.

Una limpieza diaria de arenillas y barro puede contribuir a eliminar la humedad acumulada y evitar la extensión de la infección. Así no sólo tratamos el arestín sino que también lo prevenimos. También hay que tener un entorno limpio (un establo) para que el caballo tenga secos sus cascos.

Al ser las bacterias anaeróbicas, es importante abrir la zona afectada para que el oxígeno entre en ella. En el comercio existen productos para tratar el arestín y los baños de pies ayudarán al caballo a combatir la infección. Personalmente uso un producto de marca Kevin Bacon en las fases iniciales, pero si la infección llega a tejidos sensibles prefiero una solución de Betadine como Xenodine.

Si el caballo padece cojera después de una infección prolongada, le conviene llamar al veterinario para tener un diagnóstico adicional. Si el caballo vive en el exterior todo el tiempo y sin establo, puede utilizar vendas o botas comerciales para que el caballo mantenga sus pies limpios y secos.

El autor

Raul Bras, DVM, CJF

Raul Bras, DVM, CJF, es un podíatra, socio del Hospital Equino Rood & Riddle, de Lexington, Kentucky, en el que trata una variedad de problemas del pie y de cojera del caballo. Graduado en le Escuela de Herraje de la Universidad de Cornell en 2007, herrador certificado desde 2009 y herrador visitante certificado desde el año 2010.

Origen: The Horse, magazine, Febrero, 2016

Traducción de EKI