Anatomía y fisiología del casco, sugerencias para el cuidado externo e interno del casco

Como encaja el casco en la anatomía y fisiologia del caballo, consejos para el cuidado externo e interno del casco.















La Anatomía y Fisiología del casco








¿Cómo encaja el casco en la anatomía y la fisiología del caballo?

El mejor lugar para empezar es con una comprensión básica de cómo el casco se ajusta a la anatomía y fisiología del caballo. El órgano más grande (la estructura glandular) del caballo es el tejido dérmico, un voraz consumidor de nutrientes que incluye no sólo los cascos, sino también la piel, folículos pilosos, glándulas sudoríparas, las glándulas de aceite y las estructuras relacionadas. Debido a que estas partes comparten los mismos nutrientes y las necesidades de utilización, es imposible mejorar nutricionalmente la condición de los cascos sin lograr una mejora de crin, cola y el pelaje.

Los cascos sirven como un indicador fiable de la salud de la piel de su caballo.
Lo que diferencia a los cascos, y los hace más vulnerables que otras estructuras dérmicas, es su función. Debido a que sirven de barrera entre su caballo y los numerosos germenes del medio ambiente, los cascos son esenciales para la salud general de los equinos. Y, ya que muestran debilidad o defecto más rápidamente que las otras estructuras dérmicas (debido a su ubicación y función), los cascos también pueden servir como un indicador fiable de la salud cutánea de su caballo. Por supuesto, la atención diaria a los pies de un caballo es algo natural para la gente activa que se ocupa de sus caballos, ya que las consecuencias de no detectar los primeros signos de mala salud o trauma de los cascos pueden ser funestas.

 

La genética determina todas las características físicas y químicas del caballo incluyendo el casco.
Los cascos reflejan el hecho de que cada caballo es un individuo, con un hogar (medio ambiente), una familia (la genética), y una carrera (la disciplina) que afectan a su cuerpo y el nivel de atención necesario.

Usted puede tener dos caballos en el mismo establo, con la misma dieta, que compiten en la misma disciplina y nivel, con el mismo herrador, y uno tiene los pies sanos, y el otro apenas puede mantener las herraduras una semana seguida. En este caso, aun cuando la dieta es la misma, el culpable o chivo espiatorio sea probablemente la nutrición.
Esto es así porque dos caballos similares tienen muchas diferencias genéticas, la genética juega un papel importante en cómo los nutrientes son absorbidos y utilizados. Comience a variar la dieta o el medio ambiente, y la complejidad de la salud de los cascos y los cuidados adecuados se convierten en evidentes. 

Todos los caballos requieren determinados nutrientes como bloques de construcción.
La resolución de los problemas nutricionales pueden ser especialmente difíciles, ya que hay muchos nutrientes esenciales necesarios para la buena salud del tejido conectivo. Cuando los caballos tienen cascos de mala calidad debido a factores dietéticos,  puede ser difícil de determinar la causa exacta. Sin embargo, puede asumir que:

    1. que no reciben los nutrientes correctos,
    2. la absorción de ellos no es suficiente, o
    3. otro factor dietético está interfiriendo con la utilización de nutrientes.
      

Si su caballo se encuentra en la primera categoría, puede comenzar por asegurarse de que está recibiendo una dieta de alta calidad, bien equilibrada que consiste en forraje, cereales, y un suplemento de amplio espectro que proporciona todos los nutrientes que se sabe que son deficientes en un caballo con cascos de mala calidad.

Si no es la absorción de nutrientes o sufre de interferencias en la dieta, la información contenida en este documento le puede ayudar a resolver el misterio.

 

 

Seis sugerencias para el cuidado externo del casco

Siga los consejos de su herrador.

El recorte-aplomado y herraje debe de llevarse a cabo según lo recomendado por su herrador, dependiendo del nivel de trabajo, condición de los cascos, y la velocidad de crecimiento de la cuerna del casco. Como norma general, ningún caballo debe de quedar sin ser recortado – aplomado más allá de las ocho semanas. 

Con el crecimiento excesivo de la cuerna sin recortar, se altera el equilibrio del casco de manera espectacular, en el mejor de los casos se disminuye la zancada o tranco, la comodidad y el rendimiento del caballo, en el peor de los casos, causa daños estructurales permanentes y cojera. 

Mantenga su caballo en una cama limpia y seca.

Los caballos estabulados deben albergarse en espacios limpios, con cama seca, retirando la cama sucia en un mínimo de una vez cada 12 horas. El amoníaco de las heces y orina  y las camas en descomposición son muy destructivas para los cascos.

Húmedo-Seco-Húmedo-Seco… 

Un ciclo que es especialmente malo para los cascos, y difícil de controlar si se trata de la madre naturaleza si cambia los pastos de embarrados a desérticos y a embarrados de nuevo. Sin embargo, si se monta constantemente en una pista de arena y luego bañamos el caballo para ponerlo inmediatamente después en un box con cama de paja o viruta, estamos perpetuando las grietas, cuartos y razas, que puede acompañar a los cambios rápidos de humedad en el casco. Y si, además, lo estamos duchando con jabón o champú, estamos eliminando los aceites y ceras naturales que hacen estanco (water-proof) el casco. ¿Qué hacer? 

Mantenga los cambios de humedad a un nivel mínimo, y considere el uso de una aplicación tópica que SELLE el casco en su correcta cantidad de humedad y que, sin embargo, también permita el paso del oxigeno. 

Limpie los cascos antes de montar.

La limpieza de los cascos de su caballo debe ser una tarea diaria, especialmente antes de montar. Esto puede evitar desagradables magulladuras por piedras y podredumbres por infecciones bacterianas que se comen la suela y ranilla. Tenga cuidado de limpiar las lagunas o ranuras en ambos lados de la ranilla, ya que es donde las piedras y las bacterias tienden a situarse.

La excepción a la limpieza diaria es si su caballo permanece en el pasto y descalzo, o tiende a rellenarse la concavidad de la suela con materias “limpias”. Existen algunos buenos argumentos de que una materia “limpia” o un relleno de de tierra o arcilla sirven de apoyo a la ranilla y hace bien al casco. Sólo recuerde, si no efectúa una limpieza diaria a los cascos de su caballo, es posible que no se de cuenta cuando se desarrolla un problema hasta que este cojo.

Un olor nauseabundo es un indicador de putrefacción.

Si detecta un olor a podrido cuando limpia los cascos de su caballo, probablemente hay

podredumbre de ranillas. Todos los caballos están expuestos a la podredumbre, es una bacteria que está siempre presente. La podredumbre o candidiasis son bacterias oportunistas que se  multiplican  en ausencia de oxígeno y con la presencia de residuos.

No utilizar sulfato de cobre, tintura de yodo, cristales de yodo o una solución de lejía o aguarrás, todos son remedios altamente perjudiciales contra la podredumbre ya que actúan como sellantes, fomentando el crecimiento anaeróbico de las bacterias. En su lugar se puede utilizar yodo orgánico, como povidine, combinado con un agente penetrante de ablandamiento en diluciones adecuadas y que se aplican en un casco limpio y seco. Por supuesto, los casos crónicos o graves deben ser atendidos siempre por su veterinario o herrador.

Y hablando de remedios para el casco …

Recuerde que, por muy duros que puedan parecer los cascos, aproximadamente son un 95% de proteína, más o menos lo mismo que su propio cabello y piel, y por lo tanto, tan susceptibles de ser dañados. Una gran regla de oro es evitar cualquier casa comercial o recurso que contengan disolventes, ingredientes que puedan alterar las  proteínas, o cualquier cosa que los precinte o deje fuera del casco el oxígeno. También debe evitar soluciones que contengan grasa de tractor y ejes, aceite de motor, alquitrán de pino, formaldehído, acetona y aguarrás.

 






Doce sugerencias para el cuidado interno (nutrición) del casco





Sal y bloques de sal mineralizada con elementos traza …
La sal y los elementos minerales traza no deben de ser administrados en forma combinada, ya que las necesidad de ellos en los caballos son muy diferentes. El requerimiento de sal, más allá que las necesidades metabólicas, se basan casi exclusivamente en la cantidad de sudor del caballo, mientras que los minerales traza son una necesidad metabólica, y son relativamente constantes independientemente del ejercicio y la temperatura ambiente. Cuando la sal y los minerales traza se suministran conjuntamente en forma de bloques o polvo, los caballos son alimentados por la fuerza con minerales traza en función de sus necesidades de sal. Esto puede ser peligroso, los minerales traza no son fáciles de eliminar, y pueden elevarse a niveles tóxicos para el sistema del caballo. ¿Qué podemos hacer? Suministre heno de alta calidad, un único suplemento alimenticio equilibrado, y cereales en grano tanto como sea necesario ya que la mayoría de los caballos reciben más que suficientes cantidades de minerales traza. Sin embargo, generalmente es una buena idea  proporcionar a los caballos sal a granel a su libre gusto para garantizar que sus necesidades de sal están cubiertas. ¿Por qué no suministrarles sal en bloques? Los bloques están destinados a la áspera lengua del ganado; las lenguas de los caballos son demasiado suaves como para lograr lamer suficientemente. No obstante, hay caballos adictos  que pueden tragar grandes cantidades, lo que crea una abundancia de orina que destruye el casco (exceso de sal = exceso de sed).

No se debe de alimentar con salvado en presencia de problemas de casco.
Ya sea de trigo, arroz, avena u otros cereales, el salvado contiene fitatos, que tienen un alto contenido de fósforo. El fósforo bloquea la absorción de calcio en el intestino delgado, creando unas deficiencias sistémicas de calcio y socavan la salud del casco. Si se está alimentando con salvado para regular la consistencia de la materia fecal, utilice en su lugar pulpa remojada de remolacha azucarera. Si se está alimentado con salvado para prevenir cólicos de arena (muchos informes indican que el salvado no es eficaz para esto), el plantago psyllium es una mejor y contrastada solución.

En la mayoría de los casos la biotina por sí sola no es suficiente para corregir cascos de mala calidad.

Es sólo uno de los muchos nutrientes que necesita el caballo adulto. De hecho, se dice que los caballos adultos no tienen necesidad de dietas con biotina excepto en el caso de trabajo bajo condiciones de estrés, tales como las condiciones de trabajo intenso, viajes, estar estabulados durante largos períodos o estar alimentados con una dieta de baja calidad. E incluso en estas condiciones, la deficiencia de biotina es relativamente poco frecuente, y suele estar acompañada por muchas deficiencias dietéticas.

La suplementación de biotina
Los caballos que responden a la administración de suplementos de biotina por sí sola (aproximadamente el 5% de aquellos con la mala calidad de cuerna) muestran grandes agujeros en las capas ultraperiféricas de la pared cuando se ven bajo un microscopio. Las capas interiores de la pared por lo general no son afectadas. Sin embargo, nuestros recientes estudios indican que una mayor cantidad de biotina ayuda al casco cuando hay presencia de laminitis.

La metionina, prolina, glicina y glutamina …
son algunos de los principales bloques de construcción de tejido conectivo sano, o colágeno. El cobre y la vitamina C también son necesarios, ya que sirven como catalizadores en la formación de  cuerna fuerte y sana. Si se pretende obtener unos cascos saludables, debremos de suministrar todos estos nutrientes a través de la dieta o de suplementos.

Los ácidos grasos esenciales …
son necesarias para pelaje brillante y sano, , así como para el correcto mantenimiento de la humedad y flexibilidad de la estructura del casco. Su caballo puede obtener estos ácidos grasos desde el grano, aceites de granos sin procesar, soja cocidas, o la lecitina que se encuentra en granos procesados y suplementos.

Un casco sano requieren zinc …
para la prevención de defectos de queratina, el duro material que se encuentran en las capas externas del casco y la piel. Si la queratina no está bien formada, el casco será blando y quebradizo. Usted puede proporcionar la cantidad adecuada de zinc a través de la dieta o de suplementos.

Selenio …
algunos creen que el selenio ayuda a crear cascos más saludables. En realidad, nadie conoce los estudios definitivos que confirmen estas teorías. De hecho, suministrado en cantidades elevadas, el selenio causa un crecimiento de casco excesivo y de muy mala calidad, y puede ser muy tóxico. Debido a que la deficiencia de selenio puede causar problemas musculares, la administración de suplementos debe ser manejado con cuidado y bajo la dirección de su veterinario que puede vigilar los niveles a través de los análisis de sangre.

Los caballos de más edad suelen tener problemas para masticar …
Combine esto con su menor eficiencia de metabolización de los nutrientes, y obtendrá un caballo que necesita cuidados especiales. Usted puede tratar de alimentarlo con heno y / o con copos de avena al vapor debido a la casi ausencia de sus dientes superiores, y seguir proporcionándole un  ejercicio regular y adecuado para su salud y condición. Además, los cuidados veterinarios de rutina y del herrador se vuelven aún más críticos … los caballos de edad suelen tener problemas de tiroides que puede provocar una mala salud del casco y un pelo sin brillo.
Si su caballo no mastica adecuadamente su alimentación, no esta obteniendo los nutrientes necesarios. Hay muchas causas para mala masticación, pero la más común es el uso desigual de los molares que provoca puntas afiladas. Examine el estiércol del caballo vigilando si hay grano entero o heno en tallos superiores a ½ cm. de longitud, y observe también el goteo excesivo de los piensos por la boca, o una inusual sensibilidad a los bocados y filetes. Estos son signos de que los dientes no están haciendo su trabajo, y requieren la atención de su veterinario o dentista equino.

Los caballos enfosados requieren un cuidado especial …
por lo general buena calidad de heno de hierba, poco o nada de grano (mantener un peso saludable), agua a libre elección y sal a granel, junto con un suplemento bien equilibrado para una nutrición adecuada. Sin embargo, cada caballo enfosado es un mundo, y deben de consultar a su veterinario y su herrador.

"Fáciles de mantener" …
o caballos que mantienen el peso con poco más que hierba verde y heno, puede ser menos que fácil, ya que alimentarlos con demasiado abundante pasto o grano puede causar infosura, si bien no alimentarlos con suficientes nutrientes pueden causar mala salud del tejido dérmico o problemas de tiroides. La solución es muy a la de los caballos enfosados, heno de hierba de buena calidad, poco o nada de grano, la libre elección de agua y la sal a granel, y un bien balancead suplemento que incluya L-tirosina y yodo.

Suministrar sólo un suplemento …
a menos que este bajo la dirección de un veterinario. La mayoría de los suplementos, suministrados en conjunto con otros, pueden causar niveles tóxicos de algunos nutrientes. La respuesta esta en suministrar un solo y bien equilibrado suplemento.

Suplementos …
Es bueno tener en cuenta la rapidez en que se observan los buenos y malos cambios nutricionales en los cascos. Si su caballo tiene un notable problema de cascos, e inicia un programa de nutrición para resolverlo, debería ver una diferencia positiva que sale desde la banda coronaria dentro de las ocho a diez semanas tras el inicio. Si no es así, debe examinar de nuevo su programa de nutrición y manejo de inmediato con la ayuda de un nutricionista equino.







Life Data Labs, Inc. 






















Customer Service UK










CService@LifeDataLabs.com


P.O.Box 349, Cherokee,
Alabama 35616, USA




















Life Data Labs.

¿Por qué se cree que las herraduras traen buena suerte?

Una herradura, el calzado de caballos, mulos y burros, colgada en algún sitio, está considerado como el más universal de todos los amuletos de la suerte.

La herradura era un talismán poderoso en todas las épocas y en todos los países en los que existía el caballo. Aunque los griegos introdujeron la herradura en la cultura occidental en el siglo IV, y la consideraban como símbolo de buena suerte, la leyenda atribuye a san Dunstan el haber otorgado a la herradura, colgada sobre la puerta de una casa, un poder especial contra el mal.

Según la tradición, Dunstan, herrero de profesión pero que llegaría a ser arzobispo de Canterbury en el año 959, recibió un día la visita de un hombre que le pidió unas herraduras para sus pies, unos pies de forma sospechosamente parecida a pezuñas. Dunstan reconoció inmediatamente a Satanás en su cliente, y explicó que, para realizar su tarea, era forzoso encadenar al hombre a la pared.
Deliberadamente, el santo procuró que su trabajo resultara tan doloroso, que el diablo encadenado le pidió repetidamente misericordia. Dunstan se negó a soltarlo hasta que el diablo juró solemnemente no entrar nunca en una casa donde hubiera una herradura colgada sobre la puerta.

Desde la aparición de esta leyenda en el siglo X, los cristianos tuvieron la herradura en alta estima, colocándola primero sobre el dintel de la puerta y trasladándola más tarde al centro de ésta, donde cumplía la doble función de talismán y picaporte. Este es el origen del picaporte en forma de herradura. En otros tiempos, los cristianos celebraban la fiesta de san Dunstan, el 19 de mayo, con juegos en los que se empleaban herraduras.

Para los griegos, los poderes mágicos de la herradura emanaban de otros factores. Las herraduras eran de hierro, un elemento que se creía que ahuyentaba el mal, y la herradura tenía la forma de una luna en cuarto creciente, que desde antiguo era considerada como símbolo de fertilidad y fortuna.

Los romanos se apropiaron de este objeto, a la vez como práctico dispositivo ecuestre y como talismán, y su creencia pagana en sus poderes mágicos pasó a los cristianos, que dieron a esta superstición su versión basada en san Dunstan.

En la Edad Media, cuando cundía al máximo el temor a la brujería, la herradura adquirió un poder adicional. Se creía que las brujas se desplazaban montadas en escobas porque temían a los caballos, y que cualquier cosa que les recordara un caballo, especialmente su herradura de hierro, las ahuyentaba como un crucifijo aterrorizaba a un vampiro. La mujer acusada de brujería era enterrada con una herradura clavada en la tapa de su ataúd, para impedir su resurrección.

En Rusia, al herrero que forjaba herraduras se le consideraba dotado de capacidad para realizar «magia blanca» contra la brujería, y los juramentos solemnes relativos al matrimonio, los contratos comerciales y las compraventas de propiedades no se prestaban sobre una Biblia, sino sobre los yunques utilizados para martillear las herraduras.
Una herradura no podía colgarse de cualquier forma: su disposición correcta era con los extremos hacia arriba, pues de lo contrario su reserva de suerte se vaciaba.

En las Islas británicas, la herradura se mantuvo como potente símbolo de suerte hasta bien entrado el siglo XIX. Un popular encantamiento irlandés contra el mal y la enfermedad —originado a la vez la leyenda de san Dunstan— decía: «Padre, Hijo y Espíritu Santo, clavad el diablo en un palo.»
En 1805, cuando el almirante británico lord Horacio Nelson se enfrentó a los enemigos de su nación en la batalla de Trafalgar, el supersticioso inglés clavó una herradura en el mástil de su navío almirante, el Victory.

Eki

Como buscar y mantener un buen herrador

Como buscar y mantener un buen profesional herrador.

                                                          Herradores    By Carla Huston BES

Traté de llamar a mi herrador el día de ayer, pero no pude hablar con  él. Su teléfono está desconectado y ninguno de mis amigos sabe donde ha ido. Así que llamé a mi vecino, y él va a recortar los cascos de mi caballo, él me cobra sólo 20 Euros. De todas formas el otro chico que no era tan bueno, era demasiado caro y nunca llegaba a tiempo. Creo que tengo un mejor acuerdo de esta manera.
Una de las quejas más comunes entre los propietarios de caballos es su incapacidad para encontrar un "buen" herrador. Cobran demasiado,  siempre llegan tarde o no acuden a las citas programadas y no te escuchan cuando les dices lo que quieres; estas son algunas de las  muchas objeciones a su talento o comportamiento. Aquellos de nosotros felices con nuestro herrador guardamos silencio por temor a que si obtiene demasiados nuevos clientes vamos a perderlo.
 
Lamentablemente, muchos propietarios de caballos realmente no saben comprender lo que constituye un buen herrador, cómo encontrarlo ni como mantenerlo. Y créanme, si encuentra un verdadero buen herrador seguramente quieran conservarlo. Con un poco de cuidado y consideración cada uno de nosotros puede encontrar un buen herrador, podemos trabajar con él y contribuirá al bienestar de nuestros caballos.
 
La mayoría de nosotros hemos escuchado el viejo axioma: "Sin pie, no hay caballo." Pero, a pesar de cuanta biotina les aportemos en el suplemento de la alimentación animal o la forma religiosa que vamos a aplicar apósitos y curas en los cascos, si los pies no están equilibrados y bien recortados según la conformación del caballo, el resto es insuficiente. Este es el motivo por el cual es tan esencial para el rendimiento y comodidad de su caballo un buen herrador. Sin embargo, pocos de nosotros damos a este profesional su debido valor.
 
El primer paso hacia un casco sano y llegar a esta utopía del buen herrado es buscar los profesionales con los que podamos trabajar.
"Profesional": destacar una razón; con demasiada frecuencia, los propietarios de caballos solicitan los servicios de una persona que trabaja en este campo sólo a tiempo parcial. De este modo, no están haciendo ningún bien con esta práctica ni a su caballo ni a Uds. ni a la industria. Los herradores a tiempo completo han invertido mucho más en su profesión que la persona que compra un par de tenazas y raspas y se va a herrar después de su verdadero trabajo para ganar un dinero extra en efectivo o B. El profesional herrador invierte en un inventario completo de materiales de calidad, recicla sus conocimientos, pueden estar titulados, y pertenecen a alguna asociación de herradores. En casi todos los casos será mucho más conocedores de su oficio y trabajo que los que lo son a tiempo parcial.
Encontrar esta persona puede ser más difícil de lo que parece, pero su obtención se verá recompensada de muchas maneras. Para iniciar su búsqueda mire los anuncios en la sección de caballos de su revista de caballos. Muchos herradores anuncian sus actividades en ellos. Cuando los contacte les pregunta una lista de cuestiones relacionadas con su actividad profesional y experiencia. No sea tímido para pedirles su historial de trabajo con los caballos, por ejemplo, cuánto tiempo, qué tipos de caballos, y donde aprendió su profesión. Fíjese en las respuestas tipo como, "he trabajado como aprendiz con…”, y otras respuestas similares que sugieren una seria actitud hacia la formación. Los aprendices que habitualmente trabajan en tutela de un talentoso y bien establecido herrador, tienen un gran potencial de aprendizaje en esa situación. El herrador a tiempo completo tendrá una amplia lista de clientes, ya sean individuales o propietarios de hípicas, y deben estar dispuestos a ofrecer los nombres de sus clientes. Pero también debería de hacer algunas preguntas a estos referidos ya que nadie tiene la verdad absoluta.
Otro lugar para investigar son los profesionales de la industria del caballo como tiendas, entrenadores y monitores preguntándoles con quien trabajan y por qué. Asegúrese de preguntar a muchas personas y comparar sus observaciones. Los enfrentamientos entre personajes no son raros en el mundo del caballo, así que por favor téngalo en cuenta a la hora de escuchar opiniones. Una vez más, sea activo en su búsqueda; haga preguntas. Una vez que tenga algunos nombres empiece reduciendo la lista y haga una elección responsable basada en hechos y sólidas consideraciones.
Una tercera opción es hablar con algunos veterinarios de caballos de su zona. Ellos tienen la oportunidad de ver muchos caballos y están bien situados para observar la condición de los cascos. Los buenos veterinarios de caballos tienen la capacidad de evaluar la labor del herrador y con frecuencia los conocen personalmente. Usualmente pueden recomendarle una persona competente para herrar su caballo. Además, en muchos casos el veterinario va a tomar la iniciativa de sus clientes hacia un herrador, sobre todo si el caballo tiene necesidades correctivas o trabajo terapéutico.
Suponiendo que a esta altura ya ha encontrado un herrador que cumpla con su caballo y sus necesidades. El siguiente objetivo es entender su posición, la del herrador. Ya que es un profesional, su calendario y su precio varían del herrador a tiempo parcial. Vamos a discutir primero cuál es la mejor manera para conseguir que acuda a herrar su caballo reservando con él una cita.
El herrador que practica su profesión a tiempo completo tendrá una apretada agenda, no espere a llamarle y recibir de inmediato una cita para el día siguiente. Vigile el crecimiento de los cascos del caballo y trate de convocarle una o dos semanas antes de que un recorte o un herrado sea necesario. El herrador apreciará esta consideración, ya que le permite visitar a los clientes de una zona determinada y preparar un calendario organizado. Recuerde también que está trabajando todo el día con muchos caballos; trate de ser considerado y evite pedirle trabajar por la noche. Aunque sus jornadas de trabajo  raramente son de nueve a cinco y de lunes a viernes, como clientes debemos tratar siempre que sea posible acordar citas en su horario y días de trabajo. Esto significa el abstenerse de pedir al herrador citas al final de la tarde o en otros momentos cuando la mayoría de las personas no están trabajando. Si realmente tienen una causa de emergencia no dude en ponerse en contacto con su herrador, pero hay que estar dispuestos a pagar como si fuera una emergencia que hace con el veterinario.
Puesto que se ha tomado todas estas molestias para encontrar un profesional de confianza, es importante escuchar lo que le dice. Si le hacen sugerencias en relación con los cascos preste la atención de considerarlo cuidadosamente. Por mucho que UD. pueda saber sobre caballos, su herrador atiende cientos de caballos, día a día y tiene la oportunidad de examinar muchos más animales y sus condiciones que la mayoría de propietarios. Su formación y experiencia es muy valiosa a la hora de evaluar lo que es mejor para su caballo. No encontraremos siempre a herradores completamente de acuerdo con nuestra propuesta de acción. Hay más de una forma de abordar muchas situaciones, especialmente cuando se trata de trabajos correctivos. Fíese de lo que él sugiere y de su decisión y déle tiempo para trabajar y demostrarlo; la mayoría de las veces se verá complacido con los resultados en el rendimiento de su caballo. Aprovéchese de su experiencia.
Así que ahora ya ha encontrado un herrador cualificado y ya ha reservado las citas con él. UD. está satisfecho con su trabajo y la forma en que maneja su caballo. Ahora lo que UD. quiere es mantener a este herrador. Para ello será necesario que ponga más de su parte que lo que hacía antes, pero si estás interesado en tener la mejor atención para tu caballo, bien vale la pena.
Una de las cosas más fáciles que puede hacer es ser exacto cuando reserva una cita. Debe ser preciso sobre la cantidad de caballos  y tener una buena idea del tipo de trabajo que desea hacer. Una queja habitual de los herradores es "tenía reservada una cita con un cliente para herrar dos caballos y resulta que ahora son cinco”. Esto hace que no pueda cumplir con su calendario y que tenga que pasarse el resto del día tratando de ponerse al día. El mismo problema surge cuando un cliente dispone todo lo necesario para que su caballo sea recortado o aplomado pero, sin embargo, cuando llega el herrador decide que en lugar de recortarlo hay que herrarlo. Los veinte minutos de trabajo se convierten en sesenta minutos.
 
UD. puede mostrar cierta condescendencia con el horario fijado para la cita. Ya hemos cubierto lo referente a la petición de citas (por favor, algunas tardes y los fines de semana NO), pero no siempre estará garantizada la aparición de su herrador a la hora prevista. Lamentablemente los mejores días tienen la tendencia de ir como locos fuera de control. No se sorprenda cuando el herrador llega temprano, tarde, y rara vez a tiempo. Y no te molestes, los que trabajan a tiempo completo con los caballos siempre están tratando de coordinar el tiempo restante y "otras cosas que hacer." No sólo el tiempo del traslado y el llegar comido, también el mal estado de las carreteras, las malas direcciones, y las malas condiciones meteorológicas, todas conspiran para hacer difícil el mantenimiento de un calendario. Lo que debe esperar, sin embargo, es cierta consideración en el retorno, así como de que le adviertan si va a llegar tarde o no pueden mantener la cita. Si se retrasa con frecuencia o no aparece sin darle avisarle  previamente, no está actuando profesionalmente. La cortesía va en ambos sentidos. Si su herrador cancela una cita UD. debe obtener una nueva cita tan pronto como sea posible, siempre teniendo en cuenta una  visión objetiva de la situación de su caballo. Si sus cascos pueden  darse el lujo de esperar unos días, de al herrador ese tiempo adicional para organizarse de nuevo.
 
Hay algunos otros hábitos que puede adoptar para que venir a su cita sea una agradable parada. En primer lugar, tendrá a sus caballos bien educados para que estén debidamente capacitados para permanecer quietos mientras se manejan sus pies. Lamentablemente, no siempre es así, en ese caso, hágaselo saber al herrador de antemano. Con estos caballos, invariablemente, hay que tomar más tiempo para trabajarlos, y requieren un especial estado de ánimo. Asegúrese de que su herrador tiene experiencia en trabajar con animales ásperos, y luego esté dispuesto a pagar por su tiempo y esfuerzo. Recuerde, él es quien corre el riesgo de lesiones graves cuando se trabaja con caballos que tienen malos comportamientos. En segundo lugar, trate de tener un entorno limpio y espacioso en el que trabajar. Esto significa mantener toda la familia de mascotas y niños fuera de la zona. Es bonito poder trabajar en un lugar protegido, a la sombra en verano, y resguardecido  del viento en invierno. Por último, tenga sus caballos limpios, libres de barro, estiércol y suciedad. Siempre es más agradable parar en una cita cuando no hay que llevarse un extra de olor a podrido o estiércol.
 
El factor más importante en el mantenimiento de su herrador es el demostrarle su lealtad. Si está constantemente cambiando de herrador, no le permite nunca hacer un trabajo coherente con su caballo por lo que no espere a encabezar la lista de buenos clientes. Si lo cita sólo para emergencias o para solucionar el mal trabajo de otro herrador, no lo encontrará demasiado ansioso para adaptarse a UD. en su apretada agenda. Lo mismo ocurre si sólo utilizan un herrador solo para el concurrido verano. Él tiene mucho trabajo en esta época del año y agradecerá el que UD. le propone pero los que se mantienen fieles y han herrado sus caballos durante los otros siete meses son seguramente más apreciados y son más importantes para él. Los caballos necesitan mantener sus pies es condiciones todo el año por lo que, tanto UD. como su herrador se beneficiarán durante la temporada de equitación.
Sus caballos son muy importantes para UD., y cualquier propietario de caballos debe de admitir que son un lujo caro. Todo lo que se trate de ellos es caro en tiempo y dinero, y la calidad de atención en sus cuidados lo es aún más. No escatimen en el cuidado de los pies pensando que es menos importante, y no piense en ahorrar contratando herradores a tiempo parcial y poco profesionales. Una atención y cuidados constantes y de calidad le permitirá gastar menos al final, ya que el mantenimiento es más barato que la ortopedia y correcciones. De este modo UD. va a apoyar a la industria del caballo, por lo que los profesionales pueden permanecer trabajando a tiempo completo y le compensarán haciéndole partícipe de sus conocimientos y de sus experiencias.

Carla Huston

Forja: Color y temperaturas

Sepa a que temperatura corresponde cada color y sus utilidades para la forja de herraduras.

Lo fundamental de la forja comienza con el color y la la temperatura.

Desde el color blanco al negro, usted debe saber lo que puede y no puede hacer a determinadas temperaturas.

Pero tenga cuidado, ya que el color puede cambiar según se produce un cambio en la luz. En la brillante luz del sol, el acero va a estar mucho más caliente de lo que parece y viceversa.

Color Blanco: de 1.315ºC para arriba

Cuando el calor toma un color blanco, la forja de acero rico en carbono (duro) puede ser difícil. La mayoría de las herramientas de herraje, al igual que los punzones y punteros, están hechos en acero rico en carbono y pueden resultar dañados a estas temperaturas.
"El gran calor no ayuda para hacer soldaduras".

Color Amarillo limón: entre 1.037º y 1.315ºC

Cuando llegue la hora de hacer el trabajo sobre barras de acero pesado, hay que llegar hasta un color limón brillante.
Por otra parte, el calor de color limón permite que usted haga pestañas así como ranurados y claveras. Este calor le permitirá forjar el acero y malearlo con menos esfuerzo haciendo más fácil el trabajo. Trabajar con demasiada alta o demasiada baja temperatura puede dañar demasiado los aceros, especialmente el S-7 y H-3, que son endurecidos con aire.
El exceso de calor (por encima de 1.260ºC) quema el carbono y debilita la estructura del acero, mientras que muy poco calor (por debajo de 760ºC), crea tensión en el acero, lo que puede causar grietas.

Color Naranja: entre 871ºC y 985ºC

Cuando el color del acero pasa a color naranja, su temperatura oscila entre 871ºC y 985ºC.
El acero templado o semi blando se ha de trabajar a un color naranja. Dar forma a las herraduras, hacer ranuras, claveras y pestañas, todo ello se puede hacer dentro de esta gama de temperaturas. De todos modos Ud. puede trabajar con la temperatura en la que se sienta confortable en el seno de cada gama.
Muchos de nosotros hacemos el mismo trabajo usando diferentes temperaturas, unos podemos hacer pestañas a 870ºC, mientras que a otros herradores le gusta hacerlas a 1.050ºC y otro chico podrá esperar hasta que el calor baje de los 700ºC.
Tenga cuidado con el calor de naranja, el uso de demasiado calor para hacer soldaduras creará un vínculo o unión débil", el exceso de calor destruirá la matriz de la soldadura de plata.
También, con esta temperaturas se puede hacer el mantenimiento y ajuste de los punteros y martillos de claveras y de ranurar con el fin de mantenerlos en buenas condiciones."

Color Cereza: entre 760ºC y 870ºC.

Cuando la temperatura del color naranja va hacia abajo el color pasa a cereza. Cuando la temperatura del acero cae a este rango, es mucho más fácil de alterar los elementos de acero ligero o templado.
El uso de un color más oscuro de calor hará que el trabajo sobre acero templado sea como trabajar sobre arcilla firme y consistente y le ayuda a hacer su trabajo más fácil.

Color Cereza mate o sin brillo: entre 550ºC y 760ºC

Cuando llegue la hora de hacer la conformación final de la herradura o el acabado a martillo, dejar que el acero tome el color cereza mate o sin brillo.
Cualquier pequeño error puede ser arreglado a esta temperatura.
La resistencia del acero con este calor ayudará a ocultar las marcas de martillo y de forja".

Color Negro: De 550ºC para abajo.

A menos de 550ºC, el acero al carbono pierde su color. Este calor le permitirá repasar las contra claveras con el puntero y presionar las herraduras contra el casco. A esta temperatura las contraclaveras se harán fácil y limpiamente. Usar la menor cantidad de calor posible para asentar las herraduras al casco y para hacer pestañas.

 

 

Eki

Si de Herrar se trata, Errar también es Humano. IIIª Parte

Si siempre se han estado buscando alternativas al herraje tradicional, debe ser porque nunca se han logrado los resultados óptimos deseados. Entonces, ¿ qué otras opciones tenemos?








Si de Herrar se trata, Errar también es Humano. III Parte

Nelson Pinto – Bio-Bio – Chile

En las primeras partes he querido dar en forma muy resumida una visión de las diferentes etapas evolutivas del herraje tradicional, si bien es cierto pudieran parecer una crítica a la técnica, no lo son, representan mas bien una visión desde un punto de vista externo al del profesional sin apasionamiento mas que aquel que busca respuestas a interrogantes pendientes con el solo afán de entender de mejor manera, el porque de lo que hacemos.


Al leer los comentarios realizados a los artículos anteriores, he querido rescatar algunos como : “ …que el herraje es enseñado hasta nuestros días como un mal necesario….”, o “¿Quién creen que se cargará con las culpas ante un diagnóstico erróneo de un veterinario generalista y con escasa o nula formación especializada, que son la mayoría, si el caballo queda cojo cuando un propietario no limpia nunca los cascos y apenas el box o ese caballo palmitieso y estevado?, o “….repartamos los errores en su justa medida y trabajemos con todos los implicados en procurar un pié sano para su mejor formación y conocimiento…”. Me parecen extraordinarias muestras de que no estoy tan equivocado al pensar que este es un tema no resuelto y que involucra tanto a criadores, dueños , jinetes, veterinarios, herradores , entrenadores y/o domadores

Todo esto viene a reforzar mi posición de que nos falta mucho por aprender y que es responsabilidad de todos progresar en este tema.

Si siempre se han estado buscando alternativas al herraje tradicional, debe ser porque nunca se han logrado los resultados óptimos deseados. Entonces, ¿ qué otras opciones tenemos?

Herraduras de materiales plásticos (Blandas), las cuales se colocan con clavos convencionales y/o pegadas al casco con adhesivos específicos.

Sistemas de botas de los cuales hay varios con excelentes resultados, la ventaja de la bota es que permite la movilidad del casco sin perder su función a la vez que lo protege y se puede colocar y sacar a voluntad. Hay botas para distintas disciplinas deportivas con diferentes diseños , hoy además, se pueden confeccionar a la medida de acuerdo a nuestro propio diseño. Creo que en un futuro cercano veremos cada vez mas frecuente su uso, ya que además, son excelentes para algunos tratamientos de podopatologías o durante los procesos de transición al sacar las herraduras en caballos con cascos demasiado dañados. No trataré en detalle estas dos técnicas ya que no son el objetivo principal de este artículo y serán desarrolladas en extenso en un futuro.

Una real evolución de las herraduras metálicas que podemos considerar como una tercera alternativa es la herradura desarrollada recientemente por Gene Ovniceck GPF-RMF , la cual introduce por primera vez modificaciones en su diseño que permiten aplicar los conceptos biomecánicos de los caballos desherrados a caballos herrados.

La cuarta opción que nos queda es no colocar nada, o sea dejar el casco desnudo, para muchos la primera reacción es de sorpresa, asombro o desacuerdo por las limitaciones o daños que sufrirá el caballo. Esto no debe asombrarnos ya que la herradura ha sido considerada casi como una parte más de la anatomía del caballo , no hay nada más simbólico e iconográfico que una herradura respecto de los caballos. Es tanto así, que en un “Atlas de Anatomía del Caballo, Libro Guía para Estudiantes de Veterinaria” de Budras (1994) en la ilustración correspondiente al casco este aparece con una herradura puesta, casi como si el caballo naciera así y se debiera estudiar herrado.

Primero hay que dejar claro que no es ningún descubrimiento nuevo que el caballo pueda andar “descalzo” o desherrado. Así vino al mundo y evolucionó miles de años caminando sobre todo tipo de terrenos y superficies, sin herraduras, desarrolló un órgano altamente sofisticado y funcional llamado casco con una serie de estructuras que la dan mas de una funcionalidad que la de ser solo medio de transporte y cuyo diseño es una vez mas una obra de arte de la naturaleza. Si buscamos reforzar este concepto bastaría con revisar la historia:

Los antiguos Hititas usaban caballos para tirar sus carros de Guerra los cuales eran entrenados y usados desherrados, tenían un periodo de entrenamiento de seis meses en los cuales recorrían mas de 7000 Kms. En sus campañas bélicas podían recorrer entre 75 y 200 Kms diarios. Todo esto sin ningún tipo de protección en sus cascos.

El General Daumas quien estudió a los beduinos de Arabia, escribe: “..un buen caballo en el desierto debe cubrir por 5 o 6 días consecutivos 110 a 172 Kms, descansa dos días y comienza de nuevo….. Por otro lado no es raro ver caballos recorrer 220 a 260 Kms en 24 Hrs….”. Todo esto sin ningún tipo de protección en sus cascos.

F. Von Schwarz , escribe “…..en la época en que las incursiones Turcas se desarrollaban en su mayor esplendor, los participantes de éstas, podían llegar a recorrer en las áridas arenas del desierto con sus trofeos de guerra y prisioneros, distancias no menores a 1000 Kms en cinco días. Todo esto sin ningún tipo de protección en sus cascos.

Ninguna obra de arte romana muestra ni un solo caballo herrado, Markus Junkelmann, en su obra de tres volúmenes “ Los Jinetes de Roma” examinó textos griegos y romanos y no encontró registros que mencionaran el herraje. Tampoco vio alguna necesidad para que los romanos herraran sus caballos. Él y su equipo, recrearon una Unidad de Caballería Romana y recorrieron terrenos y distancias similares, encontrando que 450Kms no eran distancias complicadas para sus caballos desherrados.

Marco Polo en uno de sus viajes a China cita : “ Afganistán tiene excelentes caballos, extraordinarios por su velocidad. No están herrados, aunque son usados en terrenos montañosos y van a gran paso incluso cuando descienden, donde otros caballos no podrían o no querrían hacerlo.”

Todas las campañas de Alejandro el Grande fueron desarrolladas en caballos sin herrar. Bucéfalo el caballo de Alejandro falleció tras ser herido mortalmente en una batalla a la edad de 30 años. Esto deja en evidencia la longevidad que alcanzaban en plenitud de sus funciones y que las causas de muerte no eran principalmente debidas a lesiones del aparato locomotor por no ser herrados, a diferencia de lo que vemos hoy donde si lo son. Xenofonte incluso escribe que la vida promedio de un caballo podía estar en el rango de 40 a 50 años. Contrasta mucho con la expectativa de vida útil en la actualidad la cual en promedio no supera los 10 a 12 años. también es destacable el echo de encontrar en los textos premedievales muchas referencias al cuidado de los cascos y como hacerlos mas resistentes, pero ninguna mención a algún tipo de protección como tampoco se mencionan ninguno de los problemas articulares , musculares, y de casco que enfrentamos hoy. Por otro lado en los escritos medievales, cuando los caballos ya eran herrados, están llenos de descripciones de problemas de cascos y piernas y se postulan además posibles tratamientos para estas afecciones todas las cuales estaban prácticamente ausentes en libros más antiguos.

Si lleváramos esta información a nuestros días encontraríamos datos interesantes como “……de los 122 millones de equinos repartidos por el mundo, no mas del 10% están clínicamente sanos, otro 10 % esta clínicamente y completamente inutilizables por cojeras. El 80% restante (97,6 Millones) tiene algún tipo de cojera….. y no pasarían un test de evaluación de salud…..” American Farriers Journal, Nov.2002,v.26 #6,p.5. ,

De acuerdo con Equine Barefoot Care , “….en Alemania, el 83% de los caballos nuevos en competencias son retirados por problemas en el sistema locomotor (cojeras) …”

Un estudio de seguros realizado en USA entre 1993 y 1995, mostró que la pérdida permanente de función, incluyendo muerte y eutanasia se debía a problemas de cojeras y del sistema locomotor alcanzando un 83%.

No podemos culpar de todos los problemas del caballo a la Herradura, pero por cierta coincidencia cuando esta aparece, también se comienzan a describir problemas que antes no había, algunos dirán que antes no se investigaron, o tal vez no quedaron registros, en realidad no interesa porque si pudiéramos representar la historia del herraje en un reloj de 24 Hrs. solamente la última media hora representaría el periodo de investigación y avance real en este tema. Por lo tanto estamos recién comenzando a entender lo que dimos por cierto durante siglos.

Durante siglos entendimos que la herradura era un medio de protección, por ende algo bueno, posteriormente paso a ser un mal necesario, y hoy se considera un elemento destructivo. ( “ Shoeing, a Necessary Evil ?” Hiltrud Strasser). El caballo no cambió , la herradura en su diseño y técnica muy poco entonces que sucedió para que hubiera un vuelco tan grande en la apreciación del herraje; sucede que ahora entendemos muchos fenómenos mecánico-biológicos que antes no se tomaron en cuenta. No esta demás recordar que la herradura fue diseñada por herreros medievales sin ninguno de los conocimientos modernos de ingeniería biomédica ni con la fisiología del casco equino en mente. De ahí entonces los innumerables efectos patológicos y biomecánicos que hoy apreciamos.

Voy a tratar de resumirlos a continuación deteniéndome solo en aquellos que personalmente considero de mayor relevancia.

¿Qué hace la herradura para que se considere un elemento tan negativo en el adecuado funcionamiento de un casco?:

Primero, esta la limitación de movimiento de éste, ya que ha pesar de parecer un estructura rígida el casco tiene un tremenda capacidad elástica y de deformación. Esto le da la posibilidad al caballo de absorber y disipar las fuerzas que recibe en cada impacto al caminar, protegiendo de esta manera las estructuras superiores como articulaciones , tendones y músculos. Por otro lado el casco funciona como una verdadera bomba ya que al expandirse y contraerse en cada paso empuja la sangre venosa de retorno.

Si analizamos estos dos conceptos podemos deducir y así ha sido ampliamente demostrado que : Un casco herrado pierde el 80 % de su capacidad de amortiguación de impacto por ende quienes deben absorber todas estas fuerzas son las estructuras superiores como articulaciones y tendones dando como resultados frecuentes artritis , tendinitis, mialgias, síndrome navicular, ring bone, etc. El daño será mayor, cuanto mas joven sea herrado el caballo ya que aún están en desarrollo las estructuras internas del casco, por lo tanto, si se desea herrar un caballo “nunca debiera hacerse antes de los cinco años”, al hacerlo antes tendremos como resultado un casco de tamaño inadecuado, con falta de desarrollo de los cartílagos colaterales y del cojinete digital al tener un casco contraído además veremos primeros signos no siempre acompañados de síntomas objetivables de laminitis. En 1983 , Luca Bein , de la Universidad de Zurich, comparó cascos herrados v/s no herrados demostrando que un casco con una herradura metálica normal pierde un 80% de su capacidad natural de absorción de impacto. Un casco sobre asfalto al paso, recibe tres veces mas fuerza de impacto que un casco sin herrar al trote sobre la misma superficie.

En 1984 , en la Facultad de Medicina Veterinaria de la U. de Zurich la caballería Suiza realizó un estudio sobre el efecto del Herraje. Los estudios demostraron que la fuerza que un casco herrado recibe en un superficie dura es 10 a 33 veces mayor que un casco sin herradura. Además la vibración de la herradura es aproximadamente 880Hz. Este nivel de vibración es suficiente para destruir tejidos vivos.

S i analizamos la pérdida de función como bomba para impulsar la sangre de retorno , esto va a provocar varias alteraciones como la pérdida de la capacidad recientemente demostrada de absorber impacto por medio de un efecto hidráulico al producirse el desplazamiento de la sangre por un complejo sistema capilar arteriovenoso dentro del casco. Por otro lado el efecto de bombeo de los cascos sanos sin herrar permite disminuir aproximadamente en un 50% la carga de trabajo del sistema cardiaco.

Esto se explica ya que los cascos sanos sin herrar compensan el pequeño tamaño del corazón del caballo, el cual se sabe corresponde al 0,5% en peso de la masa corporal. Esta relación porcentual del peso del corazón respecto de la masa corporal es la relación porcentual más pequeña de los mamíferos terrestres, por lo tanto la ayuda compensatoria que recibe de los cascos es de suma importancia para mantener una buena función cardiaca y de los sistemas metabólicos ya que en los caballos herrados esto puede generar un stress metabólico sistémico. Para tener una idea se estima que, un caballo mediano bombea a través de sus cascos aproximadamente 4 litros de sangre cada 20 pasos. Demás esta recalcar que a diferencia de otros animales, las venas del caballo en sus extremidades no tienen válvulas para compensar el retorno por gravedad y si a esto también sumamos la ausencia de músculos alrededor de los vasos, no es difícil imaginar entonces, que el esfuerzo que realiza el corazón de un caballo herrado comparado con uno sin herraduras bajo el mismo esfuerzo es mucho mayor. Esto, se evidencia y se aprovecha hoy al lograr mejorar el rendimiento de los caballos en competencias de: carreras, enduro, cross country y rodeo, ganándose cada vez más terreno en todas las otras disciplinas, tanto es así, que en la actualidad no existe ninguna disciplina ecuestre donde no participen caballos sin herraduras.

Estas alteraciones que ocurren a nivel de la macrovasculatura, por el efecto denominado torniquete de la herradura, fue brillantemente demostrado en un video realizado en 1993 por el Dr. Chris Pollit Phd DVSc MSC del departamento del Ciencia y Medicina Animal de la Universidad de Queensland Brisbane, Australia. Comparó el flujo de sangre en cascos herrados y no herrados, los resultados mostraron en los cascos herrados una reducción dramática del flujo sanguíneo y alteraciones de la fisiología del casco. Fuera de los trastornos macro vasculares mencionados también se afecta la microvasculatura provocando pérdida de la sensibilidad al comprimir los vasos que irrigan las terminaciones nerviosas con lo que se afecta la propiocepción (capacidad sensorial postural y de ubicación) quedando el casco “como anestesiado” similar sensación en los humanos cuando se limita por presión temporal la irrigación de alguna extremidad y decimos que tenemos un “pie dormido”, la diferencia radica en que en el caballo esto es permanentemente mientras este herrado. Esto limita o retarda – por falta de sensación – muchas veces la aparición de signos o síntomas tempranos de diversas patologías por lo que el caballo se sigue utilizando, por ende, éste no percibe el progreso de la lesión hasta que es muy tarde o se encuentra muy avanzada para permitir un rehabilitación satisfactoria. Por otro lado este fenómeno puede explicar también el alivio transitorio de ciertas patologías como la enfermedad navicular cuando se utiliza herraje correctivo por el mismo efecto del bloque nervioso por disminución de la irrigación sanguínea.

No existe en mi opinión ni una sola ventaja o beneficio de la herradura que justifique su uso, hoy esta irrefutablemente demostrado el daño que puede ocasionar. Es más, no existe ninguna patología equina que no pueda empeorar por el uso de la herradura.

Entonces la solución sería sacar las herraduras, y ya esta , no es tan simple, en manos no preparadas el daño podría ser igual o peor que con herraduras y así también ha quedado demostrado en la historia reciente lo que ha obligado a normar en cierta forma el manejo natural del casco y asegurar la formación de profesionales idóneos.

¿Cómo nace éste manejo natural del casco?. Surge como resultado de la necesidad de entender porque que los estudios realizados en el caballo doméstico discrepan de los resultados obtenidos en estudios similares realizados en caballos salvajes. Bracy Clark (Científico, Colegio de Veterinarios de Londres) encontró que toda herradura , no importa lo correctamente que sea colocada, inevitablemente fuerza al casco a contraerse. El también explica como los libros sobre anatomía equina muestran cascos contraídos y deformes como sanos y saludables ya que los autores han utilizado caballos domésticos como modelos de estudio de sus investigaciones, los cuales rara vez estarían sanos.

Por lo tanto fue necesario realizar estudios de caballos salvajes para poder entender realmente la fisiología del caballo. Quienes lideraron este movimiento fueron Gene Ovnicek , Jaime Jackson, Dr.Robert Bowker, Dr.Ric Redden, Dra.Hiltrud Strasser, Dr.James Rooney y Pete Ramey gracias a ellos y muchos mas como : Claire Vale, Gil Goodin, Gretchen Fathauer, KC La Pierre, Keith Seeley, Kim Cassidy, Linda Cowles, Lisa Huhn (Equinextion), Marjorie Smith, Martha Olivo (Metodo Estandar de Manejo del Casco de MO), Oregon School of Natural Hoof Care, Paige Poss, Tommy Lee Osha y Walt Friedrich hoy disponemos de una valiosa cantidad de información que esta cambiando para siempre la comprensión y entendimiento de la fisiología del caballo.

Jaime Jackson; un herrador profesional fue el pionero del manejo natural del casco en Estados Unidos. Desarrollo su sistema de Manejo del casco no diré despalme ya que considero que es una palabra que induce a error o no representa fielmente el concepto del recorte moderno del casco. Su método se basa en el resultado de sus propios estudios de caballos salvajes americanos durante los años 80. Ha escrito libros sobre el tema, mantiene un centro de formación e investigación y es fundador de la AANHCP ( Asociación de Practicantes del Manejo Natural del Casco)







Dra. Hiltrud Strasser , veterinaria alemana , desarrollo el Método Strasser después de más de veinte años de estudiar e investigar los problemas podales de equinos domésticos. En 1993 crea el Instituto de Salud del Casco, y la Escuela Europea de Ortopedia del Casco en Tubingen, Alemania. Su método se caracteriza por ser más agresivo que los otros métodos conocidos por lo que se le considera un sistema bastante controversial por ser además muy dogmático en sus fundamentos .

Gene Ovnicek , Master Herrador canadiense radicado en Estados Unidos, también estudio los caballos salvajes y con mas de 40 años de experiencia como herrador apoyado conjuntamente en las investigaciones del Dr. Robert Bowker (Connotado investigador del área. Director del Centro de Investigación del Casco, Escuela de Medicina Veterinaria, Universidad Estatal de Míchigan) desarrolló un método basado en el la biomecánica del casco del caballo salvaje pero manteniendo la herradura eso si, modificada para lograr el denominado Balance Natural. A diferencia de todos lo demás métodos es el único que mantiene el uso de la herradura. Todos los demás son desherrados.

Pete Ramey ;herrador profesional, discípulo de Jaime Jackson es quien en mi opinión a logrado unificar de mejor manera los conceptos fundamentales de los diversos métodos existentes constituyéndose en uno de los grandes exponentes del manejo del casco sin herraduras basado en el modelo del caballo salvaje de Jaime Jackson.

Analizar y describir los diferentes métodos no sería posible en este corto artículo, lo dejaremos para el análisis y descripción en otros venideros si existe el interés. Lo importante es lo que podemos concluir de éste.

Antes de finalizar quiero transmitir el pensamiento de varios profesionales; veterinarios, herradores y entrenadores top a nivel mundial quienes han expresado lo siguiente respecto del tema de no usar herraduras.

John Lyons, USA: conocido entrenador de caballos. “ Ud no necesita colocar herraduras porque va a montar un caballo, no usar herraduras es ideal para obtener un pie, fuerte , sano y saludable” . No ha herrado sus caballos en 12 años.

Clinton Anderson, Australia: renombrado entrenador de caballos. Ganador dos años consecutivos de “ The Road to the Horse”. “……Con el correcto recorte y manejo del casco, no existe razón para herrar…… Los cascos no cambian de la noche a la mañana, he encontrado que toma entre seis meses a un año para completar la transición a desherrado, pero cuando se logra, los cascos son fuertes, sanos y los suficientemente resistente para cabalgar sobre cualquier superficie……” . No hierra sus caballos desde hace ocho años.

Dr. I. C. Gross, Escuela Veterinaria Real de Stuttgart.Alemania “ ….si la pregunta es, ¿ si el herraje es la forma de mantener un casco sano?. La respuesta siempre será negativa”

Emil Carre, USAmaster herrador profesional, presidente de la Asociación Americana de Herradores. “….el casco fue diseñado para estar desherrado. Cualquier cosa que le agreguemos, como una herradura, que es clavada a él va interferir con el proceso natural de éste. Muchas herraduras tienen seis a ocho clavos, además de dos o tres pestañas, todas los cuales contrarrestan la capacidad de contracción y expansión de él”.

K.C. La Pierre, USAherrador instructor; autor de “ The chosen Road. “….. en su estado natural el caballo no necesita de herraduras para sobrevivir…” “ .. se ha vuelto evidente que las ciencias tradicionales del herraje se han estancado al seguir un camino que solo puede conducir a seguir dependiendo de lo que es innatural…”

Steve Dick, USA , Asociación de Herradores. “ ….. un caballo que solo esta sano con herraduras , no es un caballo sano…..”. “ no existe ninguna patología equina que no sea agravada por el uso de la herradura ….”

Father & Sons Enterprises, LLC. Herradores Profesionales, USA, “….solo se, que lo que he visto y he aprendido después de mi entrenamiento tradicional, funciona mejor que el sistema antiguo. Es ciertamente una forma mas efectiva, mas sustentable y mas eficiente que la de colocar herraduras metálicas o plásticas en los cascos del caballo. Consecuentemente no puedo en conciencia volver a colocar una herradura en un caballo…..”

Paul Capman, USA, Herrador Demostrador-Instructor. “…. los caballos salvaje en promedio viven mas que los caballos domésticos, a diferencia de otros animales domésticos. ¿ Por qué se ha invertido esta relación? Ya que la expectativa promedio de vida útil de un caballo doméstico hoy no supera los doce años, siendo la principal causa de pérdida de función afecciones del sistema locomotor ….”

Prof. Dr. Tomas Teskey, DVM, USA: “……actualmente el gran daño comienza antes de que la herradura siquiera toque el casco, cuando éste, es preparado para recibirla . Las formas energéticamente naturales del casco no son respetadas cuando el herrador lo despalma, destruye su habilidad para desarrollar sus vitales funciones, posteriormente clavando un aro metálico rígido alrededor del borde inferior se asegura su continuo deterioro y deformación, como también, establece, las condiciones de enfermedad para todo el caballo.”… “ Todo caballo que usa herraduras sufre algún grado de separación de las láminas (laminitis)….”
“ ….. Jamás volveré a sugerir a alguno de mis clientes que considere herrar sus caballos con metal. Estoy completamente convencido de esto. Creo que herradores , veterinarios, entrenadores y personas relacionadas con el caballo en todas partes del mundo deben aprender la verdad y decirles a sus clientes , amigos y colegas que herrar los caballos los daña y les quita años de salud y función. Devolverles sus pies a los caballos los liberará y producirá cambios positivos en ellos y será una experiencia liberadora para ustedes también al comprender el poder que este conocimiento tiene….”

Material e información para continuar existe en gran cantidad, hoy día miles de caballos alrededor del mundo se benefician al no usar herraduras sin embargo en Latinoamérica por nuestras arraigadas costumbres y tradiciones estamos perdiendo una maravillosa oportunidad de mejorar la calidad de vida de nuestros caballos.

Solo para concluir quisiera dejar muy claro algunos conceptos y responde frecuentes interrogantes que si bien no se han podido tratar en extenso por el espacio de este artículo, espero poder hacerlo mas adelante.

¿Puede mi caballo estar sin herraduras?. ¿Puede competir sin herraduras?. ¿ Puedo andar sobre cualquier superficie (blanda, dura, piedras) sin herraduras?. ¿Puede mi caballo de trabajos agrícolas trabajar sin herraduras?. ¿Puede mi caballo tirar un carruaje en la calle sin herraduras?. ¿Puede mi caballo estar en la alta competencia sin herraduras?….. ¿ Puede ganar competencias sin Herraduras? .

Afortunadamente la respuesta es totalmente afirmativa para todas la preguntas, si además, pudiéramos preguntarles a los caballos todos ellos sin excepción preferirían estar sin herraduras. Entonces la solución es tan simple como sacar la herraduras, no, no lo es y en esto quiero ser muy enfático, dependiendo de cada caballo, de la función, de la actividad que realiza, la superficie donde trabaja, la época del año, las condiciones ambientales, la dieta, las exigencias deportivas esto será un proceso que puede durar de 4 a 18 meses y que debe ser manejado por una persona idónea con experiencia y conocimiento cuanto más tiempo haya estado herrado o daño tenga el caballo. Si no acabará pensando que este método no funciona o terminará causando mayor o igual daño que con el herraje tradicional.

Todo aquel que parta pensando – como me sucede frecuentemente cada vez que lo explico a una nueva persona – lo que me voy a ahorrar en herrajes y en herradoresta equivocado y esto no es para él por lo que es mejor que siga con su método tradicional.

Quien vea esto como una maravillosa herramienta para mantener por mucho tiempo caballos sanos, altamente competitivos y tener además el potencial de rehabilitar como he podido experimentarlo al tratar personalmente caballos muy dañados o con indicación de eutanasia por laminitis, síndrome navicular, ring bone, problemas articulares, tendinitis, problemas dorsales y musculares, deberá informarse y contactar profesionales herradores o veterinarios capaces de desarrollar este proceso en forma segura. Lamentablemente en Latinoamérica somos muy pocos pero espero que esto sirva para motivar a muchos profesionales o dueños de caballos a indicar o solicitar esta alternativa.

El ahorro o beneficio económico como siempre lo digo se verá en el mediano plazo al tener una mayor cantidad de caballos más sanos por más tiempo y más competitivos. La asociación de rodeo de Concepción es pionera en Chile en este método, habiendo finalizado la temporada 2007-2008 con excelentes resultados en todos los caballos que compitieron toda la temporada sin herraduras, terminando con sus cascos totalmente sanos, y recuperando los que partieron lesionados. Agradezco desde ya a todos los corraleros que confiaron y optaron por algo nuevo y que hoy disfrutan de los positivos resultados. En especial deseo agradecer a la Dra. Javiera Belart L. MedVet. por su incondicional apoyo y por ser la única profesional del área que confió y logró ver el potencial que esta alternativa representaba para el tratamiento y mantenimiento de la salud integral del caballo, sin su real aporte la masificación de esta técnica no hubiera sido posible.

Como ya lo he mencionado antes, no es mi función ni interés dar las directrices de lo que deba o no hacerse, pero considero mi obligación compartir con ustedes este conocimiento para que cada uno saque sus propias conclusiones y conveniencias, por mi parte, como partí diciendo al iniciar estos artículos:

… Si de Herrar se trata … Errar es Humano.
… Si de Herrar se trata ….. estuve Errado demasiado tiempo.
…. Si de Herrar de trata ….. no hay razón para seguir Errado.
y
Si de Herrar se trata … espero, jamás volver a Herrar.







 




















Autor: Nelson Pinto

Articulo estraido de: http://www.engormix.com

 




















 

 

Nelson Pinto